El eterno retorno

Cute Kids in Children's Costumes

Image by epSos.de via Flickr

El eterno retorno

Los más jóvenes van descubriendo el mundo y sienten que lo van inventando. En realidad cada generación reinventa el mundo, lo vuelve a descubrir y lo vuelve a reconstruir de una forma que parece única, novedosa, revolucionaria. Para la historia, de hecho cada generación crea algo nuevo. En ocasiones, hasta hay progreso.

Para el individuo (tal vez lo que realmente importa a la existencia) no. En el fondo cada individuo no crea nada nuevo sino que repite los mismos sueños de sus padres, de sus abuelos, de sus más remotos antepasados, como si todo sucediera por primera vez. Las nuevas generaciones, el nuevo individuo, no crean el mundo ni el mundo nace con ellos. Pero en este admirable y a veces absurdo sueño radica algo tan meritorio como la creación del mundo: la conservación del mundo, de la vida, de la existencia en su estado más vivo.

Uno puede percibirlo en los sueños y anhelos de quienes vienen detrás, en la mirada fresca de un hijo. Y uno se da cuenta que ya ha pasado cierto límite existencial cundo siente y reconoce que uno ya no importa. Que casi todas nuestras preocupaciones comienzan a girar entorno a esos niños que van a reemplazarnos y que ya comienzan a soñar como soñábamos nosotros cuando estábamos vivos y éramos el centro del universo.

Peru tomb find could shed light on Inca origins

tumbas wari

Nine tombs from prehispanic Wari people found * Wari culture seen influencing Inca civilization LIMA (Reuters)

The discovery of nine tombs in Peru from the prehispanic Wari civilization could shed new light into the origins of the the mighty Inca empire, the Peruvian government said Thursday. The finding in the southern Cusco region suggests the Wari, who flourished in the Peruvian Andes between 700 and 1200 AD, may have controlled areas where the Inca empire later flourished, said Juan Ossio, Peru’s minister of culture. «The Incas could have been inspired by the Wari culture, enabling them to develop their entire political system,» Ossio told local radio. The Inca built the largest empire in the New World between 1400 and 1532 AD, when Spanish conquistadors seized control of their territory, pushing them to take final refuge in the Vilcabamba district in Cusco, where the tombs were found. The tombs show the Wari also inhabited the thick jungles of Vilcabamba and possibly inspired the political structure of the elaborate Inca empire, Ossio said. The remains of a Wari noble with a silver breastplate is the prize of the find. Archeologists have dubbed the noble the »The Lord of Vilca» in reference to the Lord of Sipan, an intact third century mummy found in northern Peru in 1987. «This is the most important discovery we’ve had in recent years — perhaps since Machu Picchu,» said Juan Garcia, regional culture director of Cusco, referring to the Incan citadel that draws some 500,000 visitors per year.

[Fuente: Los Angeles Times >>]

Radio Uruguay – 1050 AM – SODRE

World Trade Center de Montevideo, Uruguay.

Image via Wikipedia

Doce años al servicio de la palabra

El Mural

Radio Uruguay – 1050 AM – SODRE

>>El periodístico cultural de Luis Marcelo Pérez<<

Domingos de 09 a 11 AM.

Lunes de 00 a 02 AM (retransmisión)

El próximo domingo 27 de febrero compartiremos la mañana con:

El académico Jorge Majfud reflexionará sobre la existencia, el ser y el saber

R   ECUERDO: Desde el pasado traeremos en homenaje la voz de la cantante

Lágrima Ríos, nos dejará conocer su mundo, su niñez, el amor por la música y

mucho más

GRAFFITI: El poeta tacuaremboense Washington Benavides nos leerá un

fragmento de su obra poética

DA LA   MANO: Con la fotógrafa Anabella Balduvino entablaremos dialogo y

conoceremos su mundo de luces y sombras

ENTRE   PLANOS: El crítico de cine Jorge Jellinek nos presentará un anticipo a la

noche del Oscar

Correo de voz: 257 50067

Facebook: http://www.facebook.com/pages/El-Mural/109534575780192

Pagina Web: http://www.radiouruguay.com.uy/

Mail: elmural.radiouruguay@gmail.com

Dirección general  y conducción: Luis Marcelo Pérez

Asistencia en producción: Diego Caballero

Asistencia técnica: Ariel Gómez y Alejandro Campodonico

Locución: Silvia Rocca

«If you can read this, thank a teacher!»

«If teaching is such a cushy job, become a teacher. You will get an education in more ways than one»  from a protester.

 

Why America’s teachers are enraged

By Diane Ravitch, Special to CNN
February 21, 2011 5:56 a.m. EST
Teacher Terry Grogan of Milwaukee takes part in protest at Wisconsin State Capitol on February 16.
Teacher Terry Grogan of Milwaukee takes part in protest at Wisconsin State Capitol on February 16.
STORY HIGHLIGHTS
  • Diane Ravitch: Teachers are rallying against Wisconsin plan to cut their benefits, union rights
  • She says teachers have been singled out for blame on America’s education problems
  • Ravitch: How can we improve schools while cutting funding and demoralizing teachers?

Editor’s note: Diane Ravitch is a historian of education and the author of the best seller «The Death and Life of the Great American School System: How Testing and Choice Are Undermining Education.»

(CNN) — Thousands of teachers, nurses, firefighters and other public sector workers have camped out at the Wisconsin Capitol, protesting Republican Gov. Scott Walker’s efforts to reduce their take-home pay — by increasing their contribution to their pension plans and health care benefits — and restrict their collective bargaining rights.

Republicans control the state Legislature, and initially it seemed certain that Walker’s proposal would pass easily. But then the Democrats in the Legislature went into hiding, leaving that body one vote shy of a quorum. As of this writing, the Legislature was at a standstill as state police searched high and low for the missing lawmakers.

Like other conservative Republican governors, including Chris Christie of New Jersey, John Kasich of Ohio, Mitch Daniels of Indiana and Rick Scott of Florida, the Wisconsin governor wants to sap the power of public employee unions, especially the teachers’ union, since public education is the single biggest expenditure for every state.

Public schools in Madison and a dozen other districts in Wisconsin closed as teachers joined the protest. Although Walker claims he was forced to impose cutbacks because the state is broke, teachers noticed that he offered generous tax breaks to businesses that were equivalent to the value of their givebacks.

The uprising in Madison is symptomatic of a simmering rage among the nation’s teachers.
–Diane Ravitch
Thousands protest Wisconsin budget cuts
Fifth day of Wisconsin protests
Wisconsin businessman avoids chaos

The uprising in Madison is symptomatic of a simmering rage among the nation’s teachers. They have grown angry and demoralized over the past two years as attacks on their profession escalated.

The much-publicized film «Waiting for ‘Superman'» made the specious claim that «bad teachers» caused low student test scores. A Newsweek cover last yearproposed that the key to saving American education was firing bad teachers.

Teachers across the nation reacted with alarm when the leaders of the Central Falls district in Rhode Island threatened to fire the entire staff of the small town’s only high school. What got their attention was that Secretary of Education Arne Duncan and President Obama thought this was a fine idea, even though no one at the high school had been evaluated.

The Obama administration’s Race to the Top program intensified the demonizing of teachers, because it encouraged states to evaluate teachers in relation to student scores. There are many reasons why students do well or poorly on tests, and teachers felt they were being unfairly blamed when students got low scores, while the crucial role of families and the students themselves was overlooked.

Teachers’ despair deepened last August when The Los Angeles Times rated 6,000 teachers in Los Angeles as effective or ineffective, based on their students’ test scores, and posted these ratings online. Testing experts warn that such ratings are likely to be both inaccurate and unstable, but the Times stood by its analysis.

 

Lo dicho: esto es lo que sigue a Internet 2.0

Computer ties human as they square off on ‘Jeopardy!’

John D. Sutter
By John D. Sutter, CNN
February 15, 2011 7:40 a.m. EST | Filed under: Innovation
IBM's Watson computer is competing against former champs Ken Jennings, left, and Brad Rutter on "Jeopardy!" this week.
IBM’s Watson computer is competing against former champs Ken Jennings, left, and Brad Rutter on «Jeopardy!» this week.
STORY HIGHLIGHTS
  • IBM computer Watson finishes first round tied with 1 contestant, ahead of 2nd
  • Watson has the processing power of 2,800 «powerful computers»
  • The human-computer battle continues on «Jeopardy!» through Wednesday

(CNN) — The computers haven’t proven to be our trivia overlords just yet.

Give them at least until Wednesday.

An IBM supercomputer named Watson finished one round of the TV show «Jeopardy!» on Monday night tied with one of his human competitors and $3,000 ahead of the other.

The man vs. computer face-off won’t be complete, however, until the final rounds of the extended trivia game show are aired on Tuesday and Wednesday.

IBM trumpets Watson, which has been in development for years and has the processing power of 2,800 «powerful computers,» as a major advancement in machines’ efforts to understand human language. The computer receives clues through digital texts and then buzzes in against the two other «Jeopardy!» contestants like any other player would. It juggles dozens of lines of reasoning at once and tries to arrive at a smart answer.

After getting off to a scary-good start, Watson did have a few stumbles.

In one instance, it repeated an answer that another contestant, Ken Jennings, who won 74 «Jeopardy!» episodes in a row, had already tried.

«What is 1920s?» Watson said, sounding like a digitized Matthew Broderick.

«No,» game-show host Alex Trebek replied. «Ken said that.»

[ver video >>]

[read more >>]

After Brazil flooding, loyalty to the dead

Después de 2 días el perro no quiso salir de al lado de la tumba de su dueña, aunque el sitio no parece tener ninguna referencia espacial a su entorno familiar.

After Brazil flooding, loyalty to the dead

After Brazil flooding, loyalty to the dead
January 17th, 2011
06:10 PM ET

As the death toll from devastating flooding in Brazil continues to rise, a single picture drives home the sense of loss.

Leao, a medium-sized brown mutt,  lies next to the grave of her owner, Cristina Maria Cesario Santana, who died in the catastrophic landslides caused by heavy rain.  This AFP/Getty picture was taken on Saturday, the second consecutive day that the dog refused to leave the woman’s grave at the cemetery in Teresopolis, near Rio de Janiero.

Brazilians are bracing for more rain, fearing more landslides after waves of muddy water swallowed towns in the country’s worst flood disaster on record.

Estar conectado

Creo que este anuncio tailandés que me envió un amigo, el escritor Senen Rodriguez Perini, como ilustración de uno de mis últimos artículos (“El individuo virtual” en Cambio 16 de España, Milenio de México, La Republica, de Montevideo, etc ), ilustra muy bien un problema epidémico.

A raíz de ensayos como ese, he recibido en el ultimo año muchos correros. Algunos de ellos diciéndome que han dejado de usar sus redes sociales, etc.

Ante todo debo decir que con mis reflexiones nunca pretendo moralizar, ni dar sermones ni juzgar a quienes no hacen lo que yo creo es bueno. Pocas veces visito mi propia tumba en el cementerio de Facebook, pero esa es una elección personal y no trato de convencer a nadie que haga lo mismo.

Primero porque no soy yo Jesucristo; y Dios me salve de la desgracia de andar incinerando almas con discursos rabiosos en nombre del Bien. en eso estoy con el poeta persa Omar Khayyam, que en el siglo XI escribió en aquel librito de poesías tan valiente, Rubaiyyat, algo así como «procura que tu semejante no deba sufrir de tu sabiduría.  »

Segundo, porque muchas veces ni yo predico con el ejemplo. No soy el mejor ejemplo de lo que yo mismo pienso. A veces hago algo por convicción y a veces sólo lucho para hacer lo que creo más saludable. Pero en el fondo eso es sólo importante para mí. No para mis lectores. Si un fumador dice que fumar es malo para la salud, no por eso el tabaco se convierte en una medicina. En términos epistemologicos, ¿qué importa quién lo dice? Lo que importa es si lo que se dice es verdad o no, si es importante o no.

Mi posición sigue siendo, «Piensa radical, actúa moderado» (MilenioPanamá AméricaLa Republica, etc). Es decir, sabemos que comer sal y papas fritas cada día puede matarnos; pero un poco de sal y unas pocas papas fritas a la semana puede hacernos la vida menos insoportable, como diría Groucho Marx.

Es más atractivo simplificar la realidad y actuar radical, o querer hacerlo porque toda ortopraxia es imposible. Lo mejor, creo, es tomar conciencia de un problema X que nos envuelve y tomar medidas prudentes para ver si podemos rectificar el rumbo, según el método de prueba y error, y no “organizar nuestra propia frustración”, como me dijo una vez, hace quince años, un amigo alemán en África, de una organización cooperante de la Unión Europea, cuando le llevé un “plan perfecto” para un sistema de escuelas industrial en medio de la selva… El plan no estaba mal. Tal vez hubiese salvado a muchos de la explotación que sufrían los nativos en manos de especuladores extranjeros. Pero seguramente no hubiésemos recogido ni siquiera el apoyo de la población, ya que el proyecto iba mucho más allá de nuestras fuerzas y de la realidad.

 

Colonia del Sacramento, Uruguay. New York Times

The 41 Places to Go in 2011

Published: January 7, 2011

31. Colonia del Sacramento, Uruguay [>>]
The ranches beyond a historic village offer a dose of rural chic.

Colonia del Sacramento, on the southwestern shores of Uruguay, has long been a popular detour from Buenos Aires. Reachable by ferry across the Río de la Plata, this UnescoWorld Heritage site offers centuries-old stone houses, casual restaurants with riverside patios and boutiques selling crafts. In the last few years, its appeal has spilled into the surrounding countryside, where tastefully decorated ranches and locavore offerings are attracting travelers in search of rural chic. Seguir leyendo «Colonia del Sacramento, Uruguay. New York Times»

Programas y podcasts de RNE / RTVe

 

Programas y podcasts de RNE

imagen podcast

Sexto continente

Radio Exterior Ir a la web de este programa

Sexto Continente es un programa magacín de Radio Exterior de España hecho por escritores de España y América y dedicado a la literatura creada en español y repartida por todo el mundo. Novela, cuento, teatro, ensayo, historia, poesía, todo tiene cabida en este Sexto Continente que está unido por un lazo común; el idioma español.

Emisión: Sábado 09.05, domingo 05.05 y lunes 18.05 U.T.C

 

 

Túnez y Egipto

Túnez y Egipto

Parece que hay unanimidad en que el levantamiento de los pueblos árabes de Túnez y Egipto y ciertas revueltas o protestas en Yemen y Jordania han sido producto de las redes sociales. Al fin ha nacido una Nueva Era democrática gracias a las nuevas tecnologías y a la nueva cultura del compromiso social.

Por lo que se demuestra, al fin, que el Mayo francés del 68, las revoluciones cubana y rusa en el siglo XX, las revoluciones francesa y americana en el siglo XVIII, y todas las Revoluciones con mayúsculas a lo largo de la historia fueron posibles gracias a Twitter y Facebook.

JM

Tomás de Mattos y más recuerdos desordenados

Una entrevista sobre el ultimo libro de Tomás de Mattos.

Tomás es un viejo amigo. Él no recuerda que fue por pocos meses uno de mis profesores de literatura en Tacuarembó, cuando yo era un chico de 13 o 14 años.

En 1996 Horacio Verzi, editor de Graffiti de Montevideo recién vuelto de su exilio, le envió mi primera novela Hacia qué patrias del silencio (Memorias de un desaparecido). Tomás me presentó esa novela en un salón con pocos concurrentes (siempre fui perezoso o apático a la hora de promocionar alguno de mis libros; alguno lo hice más llevado por la ola, como en aquellos salones llenos de gente y cámaras de televisión en España, por La reina de América; los últimos, ni siquiera han tenido presentación, ni  brindis ni alguna de todas esas cosas que los escritores hacen o solían hacer de forma solemne; tal vez algún día reincidiré).

No más de cuarenta personas fueron esa noche pero para mi fue un privilegio compartir ese día con Tomas y con Horacio. No se si en algún lado hay fotos de esos momentos. Tampoco guardo ejemplares de diarios o revistas. Allá por 1999 una amiga de Montevideo me pidió una breve colección de diarios donde habían publicado alguno de mis cuentos, entrevistas y artículos y la empleada los tiró a la basura pensando que eran diarios viejos. Desde entonces aprendí la sabia lección de aquella empleada domestica y no malgasto mi tiempo coleccionando esas cosas. Salvo alguna que otra, solo por ver como se imprimen en tal o cual país (creo que Milenio de Mexico ha sido uno de los más consecuentes (o tercos) conmigo; desde hace siete u ocho años no ha pasado un domingo sin publicarme algo). En mi último viaje a Uruguay, viaje por Copa, escala Panamá. Un lector iba leyendo Panamá América ese domingo, uno de los diarios que me publican. Le pedí a la azafata un ejemplar del PA y me dijo que todos estaban ocupados. Llegamos a Montevideo y nadie devolvió su ejemplar así que ni siquiera he visto el formato impreso de mis propios escritos.

Volví unas pocas veces más a la famosa casona de Tomás, en la calle 25 de Mayo, en Tacuarembó, no recuerdo por qué motivos o con que excusa.

En 1999 compré un apartamento muy pequeño en Montevideo, en el piso 14, el último piso de un edificio de Avenida Libertador y Cerro Largo. Unos meses después alguien me dijo, “¿Así que vivís en el mismo edificio de Tomas de Mattos?”. No tenía la menor idea que Tomás vivía en Montevideo también. Menos en el edificio en el cual pensé que había hecho un excelente negocio unos meses antes que me saliera una beca para hacer una maestría en Arquitectura en Nueva Zelanda. Renunciamos a la maestría, apostamos todo por vivir en Uruguay, y luego vino aquella crisis, la peor crisis de Uruguay en 100 años que nos golpeó tan duro.

A Tomas lo encontré tiempo después, caminando por allí o en el hall de entrada del edificio…

La facultad de Arquitectura de Uruguay

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Notas al pie de unas fotos

Querido amigo,

Estas fotos de diciembre de 2010 son de una visita reciente a la Facultad de Arquitectura del Uruguay

Entré a la facultad de Arquitectura de Uruguay en 1988 porque pensaba que nadie podía vivir de la literatura. Además, en mi infancia y adolescencia había sido un “pintor y matemático” con ciertas facilidades renacentistas. Hice un año paralelo en la Escuela de Bellas Artes pero no gané mucho allí y abandoné. Me pasaba que cada vez que oficializaba una inquietud creativa la mataba. De joven era fanático de Leonardo da Vinci y quería quedarme viviendo en ese mundo de mi taller solitario de Tacuarembó, rodeado de las esculturas de mi madre, de mis pinturas al oleo, de las fórmulas matemáticas del liceo.

Hice una buena primaria y una pésima secundaria. Como en Tacuarembó no había más que Quinto científico, tuve que ir a Montevideo a hacer Sexto de arquitectura.

Mi padre me metió en el Liceo Elbio Fernández, temeroso de que la capital era un hervidero de drogas y desorden. El Elbio tenía fama, era una de las secundarias de la clase alta uruguaya. Todos o casi todos dominaban inglés, menos yo, y con alguna frecuencia se burlaban del hijo del carpintero que venía del campo. “¿Ibas a caballo a tus clases?”, me preguntaban.

Ese año, 1987, en el Elbio, pasé de ser un mal estudiante a ser uno de los pocos de la clase que pudo salvar los exámenes para entrar a la universidad. Hasta la mitad de año tenía todas las materias bajas, perdidas. Me la pasaba leyendo a Sartre, Sábato, Austin, Einstein, Onetti, Mahfouz, Quiroga, Freud, Jung, Cortázar y una entrañable mezcla caótica de autores en los bares de la Ciudad Vieja. En Canelones y Ciudadela había uno donde la cocinera era una gallega llamada Lourdes; trabajaba como una bestia y cocinaba como los dioses, todos platos muy simples y económicos, con esos olores que volví a encontrar años después en Galicia y Asturias.

Algo pasó cuando ingresé a la universidad. En las clases duras, como las de matemática, mis compañeros se quejaban por unanimidad. “Qué enredo, no entiendo nada”, “no agarro ni las del piso”, se decían. Una clase tras la otra, lo mismo. En esa época, no sé ahora, lo normal era perder los exámenes. Yo me decía a mí mismo “no sé qué pasa, pero entiendo todo”. Desde chico recuerdo que tenía “saltos” y “caídas”. Un día, de repente, me sorprendía entendiendo todo con extrema facilidad lo que por mucho tiempo me pareció difícil.

La facultad me resultó muy fácil, aunque reconozco que tampoco hice grandes méritos para lucirme en los proyectos o para sacar buenas notas.

La vez que pasé peor, creo, fue cuando me gasté un dinero en dos libros de más y pasé cinco días sin comer. Como no comía tampoco dormía y como no comía ni dormía me olvidaba de afeitarme. Cuando llegaba a las clases, uno de mis mejores amigos, Maxi Meilán, me decía: “Che, Mafú, parecés un mendigo. Así, zaparrastroso, nunca vas a vender las rifas para el viaje”.

Y tenía razón. Debía vender diez números por día y no conseguía vender ni uno. Un día empezó a llover y me metí en el hall de un edificio. El portero me echó de allí, así que salí a caminar en la lluvia, resignado. Mientras me empapaba me decía, “no importa; en París me reiré de este mal día”.

Con el paso de los días aprendí algunas estrategias para vender números de lotería. Siempre fui pésimo haciendo negocios, pero aprendí rápido y logré vender en los comercios de Montevideo hasta quince números por día. Más de un año después, cuando subimos a la torre Eiffel con un grupo de compañeros de la facultad, comenzó a llover y bajamos corriendo. Una muy buena compañera de viaje me decía enojada, mientras nos empapábamos, “¿se puede saber qué tiene de gracioso? Nos estamos empapando y vos te reís como un demente”.

Más de la mitad del tiempo de aquellos años de facultad lo dedicaba a leer y a escribir cosas que no tenían nada que ver con la carrera. Mi padre, siempre discreto, no preguntaba mucho. “M’hijito, usted sabe lo que hace”, me decía cuando volvía a mi casa de Tacuarembó sin muchas noticias de progreso en mis estudios.

Liquidé todas las materias en 1992, menos dos. Dejé el apartamento que alquilaba a medias con una familia y me fui a la casa de mi padre, en Tacuarembó, desde donde seguí preparando el Proyecto final (la tesis) y el Practicantado. Todo 1995 fue el año del viaje, el año en que le dimos la vuelta al mundo. Éramos jóvenes, compartíamos los sueños de un grupo de románticos que se habían lanzado al mundo, casi sin compromisos de ningún tipo.

Practicantado se hizo absurdamente larga porque los profesores conseguían trabajo en otras partes y renunciaban (así vi la triste cárcel de Punta Carretas transformarse en un alegre mall, entre otros travestismos sociales y urbanos). Primero pensaba graduarme en 1994, luego a principios de 1995. Pero tuve que irme al viaje, al famoso “Viaje de arquitectura, G-88”. Me quedó la tercer y última prueba de Practicantado pendiente para mi regreso, a principios de 1996.

Cuando me recibí no se lo dije a nadie. No fue por desdén; estaba absorto con mi primera novela que mal reescribí más de diez o quince veces en una maquina antigua a la que tenía que colgar una botella con agua del lado izquierdo del carril porque no tenía dinero para comprar el resorte que movía el carril de una letra hacia la otra.

Salvé la última prueba en una obra del puerto de Montevideo y me fui a la casa de mi abuelo en Colonia. El viejo había perdido a la abuela pocos años antes y yo lo visitaba casi todos los meses. El mayor regalo que me daba cada vez eran sus historias viejas. Todavía conservo algunas grabaciones en cassetts de cinta que sobrevivieron a decenas de mudanzas.  Todavía conservo algo de esa fortuna, aparte de un océano insondable de recuerdos por donde buceo de vez en cuando para descubrir algún nuevo secreto.

Por entonces, yo tenía unas pocas obras en construcción pero tenía aún menos gastos. Vivía como un Gandhi, con poco y muchos libros.

Con todo, me recibí muy temprano. Por entonces el promedio eran 13 años. Cuando le digo a mis estudiantes en Estados Unidos que algunas carreras universitarias en Uruguay llevaban más de diez años, que había exámenes de matemática o de estabilidad que duraban nueve horas, que teníamos clases los sábados y a veces exámenes los domingos (sobre todo los de sociología y economía), les cuesta creerlo. En realidad algo andaba mal. Demasiado de todo para un mercado laboral que no necesitaba ni el 20 por ciento de todo aquel esfuerzo. Para conseguir un trabajo en aquella época se necesitaban “otras habilidades”.

Pero en fin, sin duda las universidades en las que he estado me han dejado siempre buenos recuerdos. Siempre agradecido.

Jorge Majfud

Con Eduardo Galeano

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En 2009 Eduardo Galeano vino a Estados Unidos a presentar su libro Espejos. Me invitó a cenar un día y yo lo llevé por los peores lugares de Filadelfia, como si conociera el área (el GPS no me dio buenas ideas gastronómicas). Finalmente terminamos en un restaurante de comida tejano-mexicana que tenía los ventiladores al mango por un anhelo exótico. Pedimos el menú y antes de que volviese la moza desaparecimos. Estuvimos más de cinco horas hablando sin parar, primero en un bar y luego en un pequeño restaurante de Filadelfia. Eduardo habló cuatro horas y yo casi el resto del tiempo. ¿Qué más se puede hacer con alguien que te confiesa detalles inéditos de Salvador Allende, Ernesto Guevara, Carlos Quijano, Juan Carlos Onetti y tantos personajes del siglo XX, como él mismo?

Una chica que pasaba por allí nos sacó estas dos fotos tan malas. ¿Por qué la gente se siente en la obligación de agacharse cada vez que quieren sacar una gran foto? De cualquier forma, gracias.