Mercenarios antes de las redes sociales

Casi sin querer, me tropiezo con el Manual del perfecto idiota latinoamericano en un rincón de mi biblioteca. Todavía está allí, como un espécimen del género comedia. Un libro escrito por expertos en la materia, en eso de ser idiotas, donde los autores clasifican a su gusto a otros como idiotas. Todo eso décadas antes de la cultura del agravio y la frustración vana de las redes sociales.

Ni todos los millones de las agencias secretas y de las fundaciones para la democracia y la cultura pudieron lograr que este pequeño mamotreto que necesitó de tres autores y del padre de uno de ellos para vender, que es lo que mejor sabían hacer, resistiera la historia. Nunca se convirtió en un clásico como Las venas abiertas de América latina de Eduardo Galeano o Para leer al Pato Donald de Ariel Dorfman.

Al igual que Las raíces torcidas de América latina de Carlos Alberto Montaner, este Manual del Idiota no solo es un libro parasitario de genios como Galeano, sino que en cada página demuestra la extrema pobreza de recursos argumentales, un Alzheimer precoz y la anestesia moral suficiente como para complacer a los de arriba que bien saben que la industria cultural se mueve con mercenarios.

Por décadas, la CIA, diversas agencias y poderosas organizaciones privadas canalizaron millones de dólares para promover unos libros (revistas, discos, películas) y para hundir en el ostracismo a otros. Eso está probado y documentado. Hoy en día, lo único que sabemos es que esas mismas agencias y corporciones poseen varias veces más recursos que antes. Lo demás lo sabremos en algunas décadas más.

2 comentarios en “Mercenarios antes de las redes sociales

  1. Me parece que la idiotez no se aprende, como la inteligencia no se finge¿Qué sentido tiene el enseñar a los otros a ser idiotas? Como retórica basada en ironía vende gato por gato o liebre por liebre: los que critican al actual sistema socioeconómico dominante en occidente son idiotas.El estado es el culpable, y otras vaguedades.Ningun argumentó científico que explique cómo los idiotas de los chinos se están apoderando de todo, siendo evidentemente ultraestatistas etc.Ahora el Sr. Vargas Llosa apoya nada menos que a los Fujimori porque dice que son el mal menor! Esto ya no merece comentario de usar su prestigio literario para algo así

  2. El imperialismo no es una opción,además sería tan jocoso pedir disculpas como imposible devolver lo robado.Pero eso no le quita nada al simple hecho que se trata de un crimen de asesinato y robo.Tambien se minimiza: he escuchado de algunos que consideran al holocausto judio como que » genocidios siempre hubo», ¿para que luchar contra el mal, si es tan poderoso y además se saca provecho? Si no pregúntenle a los vecinos de las victimas de los pogromos que se quedaban con los inmuebles de las victimas como a justo título

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.