Plan de austeridad

 

Las palabras importan y son el principal arma de cualquier poder social. Cuando un político habla de “planes de austeridad” nunca se refiere a reducir los lujos de quienes más pueden, de quienes mejor viven, sino lo contrario. Cuanto mejor estén los de arriba, más segura estará la economía y el mundo. Al fin y al cabo, son los amos quienes hacen posible el orden, el progreso y la pósima que reciben los esclavos dos veces al día, mientras algunos de ellos se quejan y amenazan el orden y la civilización con el caos.

Cuando los políticos responsables hablan de «planes de austeridad», siempre, pero siepre se refieren al recorte de servicios básicos de quienes, por obligación, ya viven de forma austera.

Este otro absurdo, que en el discurso social pasa por lógico y normal, debería ser suficiente ejemplo. Una vez colonizadas, las palabras piensan por sí mismas y solo una crítica radical puede liberarlas para comenzar a liberar a los individuos y a los pueblos.

JM, febrero 2022

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.