A propósito del programa Zero Hour de Richard Eskow

En momentos de desaliento, me da mucha alegría cuando un camionero que va por una autopista en la noche de Nueva York o de Arizona me envía un mensaje de agradecimiento.  

De mi experiencia en EE.UU. he conocido estadounidenses de probado coraje intelectual como para denunciar no solo el racismo endémico de su país sino también el imperialismo centenario y mutante de Washington y sus megacorporaciones. Casi tantos como latinoamericanos que se ofenden ante cualquier crítica radical (que es la única crítica con alguna importancia) a las brutales intervenciones de Washington. Incluso, he conocido algunos “marines” a la vuelta de las trágicas guerras a las que fueron enviados en sus juventud, quienes son férreos críticos de esas mismas guerras, mientras los integrantes de las clases acomodadas (con sus medios dominantes y sus sirvientes dominados) en esos países colonizados y embrutecidos reaccionan furiosos cada vez que escuchan alguna crítica a esos poderes que sostienen el orden global que les otorga sus miserables privilegios de clase—todo en nombre de la libertad, como era el caso de los esclavistas del siglo XIX.

¿Por qué? Creo que la respuesta es bastante obvia: la mentalidad del colonizado es más fuerte en América Latina que en los propios Estados Unidos. Aquí, en Estados Unidos, pueden ser fanáticos mesiánicos, pero los colonizados son los otros, aquellos que sirven al orden hegemónico en otras tierras. Incluso cuando la presencia y la injerencia de Washington ha disminuido hasta mínimos históricos en algunos rincones de América latina, la moralidad del colonizado persiste con el fanatismo del colonizador que se ha retirado.

Para mí es un honor haber estado, hace un par de noches, en el programa de Richard “RJ” Eskow, Zero Hour, con su millón de televidentes y radio escuchas (perdón por dos expresiones que suenan tan feo).

En momentos de desaliento, me da mucha alegría cuando un camionero que va por una autopista en la noche de Nueva York o de Arizona me envía un mensaje de agradecimiento.  

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .