mi abuela

hoy, regando las plantas de mi esposa, recordé a mi abuela que las regaba sin faltar un solo día. de joven, nunca entendí esa obsesión. recordé también que, por entonces, su hijo Caíto estaba preso por la dictadura, sin haber matado a nadie, sin haberle robado nada a nada a nadie. estaba preso (y torturado) por el solo delito de ser sospechoso de pensar diferente. 
Entonces hoy, mientras aliviaba la existencia de esos seres cautivos en sus macetas, entendí a mi abuela un poco más.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .