Apariencia delictiva

Repudio profundamente el ataque que ha sufrido el hijo de 18 años del profesor y filósofo Pablo Romero García por “apariencia delictiva”, un barbarismo que la nueva cultura política pretende recuperar del basurero de la historia en nombre de sus propios miedos contra los demás que no se adecúan a sus prejuicios. Barbarismo que ha sido apoyado por algunos legisladores en Uruguay.

El hijo de Romero García caminaba por el balneario de Punta del Este donde alquilan una casa para sus vacaciones, cuando vecinos de la zona lo golpearon, lo atropellaron con un cuatriciclo y lo amenazaron de muerte por su apariencia de “un ladrón que caminaba por la calle con intenciones de robar”, a lo cual la policía calificó como un simple “error” y justificó debido al mido a los delincuentes.

En lo personal, no es un detalle que, además, Pablo Romero García sea mi amigo desde hace décadas y que no conozca mancha moral en su persona y sí el cariño que profesó siemrpe por su familia.

Suscribo las palabras de Romero García: “¿Cómo es posible que cinco hombres, una manada de violentos que creen que tienen una ley aparte que les permite actuar como quieran, hagan lo que hicieron con mi hijo de 18 años recién cumplidos?”

Jorge Majfud