Humildad epistemológica

A modo de ficción

gato-negro

Como todo nuevo profesor que debe acumular méritos académicos para ser aprobado por los comités de evaluación cada año, el nuevo profesor de matemáticas se ofreció a participar, entre otros, en el panel sobre El lugar de la verdad en tiempos de Fake News.

Su presentación iba razonablemente bien hasta que se le ocurrió cerrarla mostrando una diapositiva con una célebre vulgaridad, aplaudida por los rincones más ignotos el ciberespacio:

La filosofía. Es como estar en un cuarto oscuro buscando un gato negro.

La metafísica. Es como estar en cuarto oscuro buscando un gato negro que no está allí.

La teología. Es como estar en un cuarto oscuro buscando un gato negro que no está allí, y además, gritar “¡lo encontré!” para convencer a todos.

La ciencia. Es prender la luz y ver si en verdad hay algo en el cuarto.

El meme despertó la risita de algunos en la audiencia.

Benjamin Al-Zahrawi, el profesor de física que aún no había tenido tiempo de conversar con los nuevos profesores en alguno de esos aburridos banquetes de inicio de semestre, levantó la mano y luego levantó su cuerpo cansado. Una estudiante corrió para alcanzarle el micrófono.

—Gracias Dr. Salami por su presentación —dijo—. También, muy ingeniosa la metáfora del cuarto oscuro. Está de más decir que esas leyes no tienen nada de científicas. Son pura filosofía y no en el mejor sentido de la palabra. Por eso quería agregar un quinto punto sobre nuestro gremio.

—Adelante, doctor —dijo el Dr. Salami.

—“Científicos…” —dijo el profesor Al-Zahrawi, poco antes de corregirse—… “Mejor dicho Pseudo científicos. Son aquellos que encienden la luz en un cuarto oscuro y creen que han iluminado el Universo”.

 

JM, agosto 2019.