Humildad epistemológica

A modo de ficción

gato-negro

Como todo nuevo profesor que debe acumular méritos académicos para ser aprobado por los comités de evaluación cada año, el nuevo profesor de matemáticas se ofreció a participar, entre otros, en el panel sobre El lugar de la verdad en tiempos de Fake News.

Su presentación iba razonablemente bien hasta que se le ocurrió cerrarla mostrando una diapositiva con una célebre vulgaridad, aplaudida por los rincones más ignotos el ciberespacio:

La filosofía. Es como estar en un cuarto oscuro buscando un gato negro.

La metafísica. Es como estar en cuarto oscuro buscando un gato negro que no está allí.

La teología. Es como estar en un cuarto oscuro buscando un gato negro que no está allí, y además, gritar “¡lo encontré!” para convencer a todos.

La ciencia. Es prender la luz y ver si en verdad hay algo en el cuarto.

El meme despertó la risita de algunos en la audiencia.

Benjamin Al-Zahrawi, el profesor de física que aún no había tenido tiempo de conversar con los nuevos profesores en alguno de esos aburridos banquetes de inicio de semestre, levantó la mano y luego levantó su cuerpo cansado. Una estudiante corrió para alcanzarle el micrófono.

—Gracias Dr. Salami por su presentación —dijo—. También, muy ingeniosa la metáfora del cuarto oscuro. Está de más decir que esas leyes no tienen nada de científicas. Son pura filosofía y no en el mejor sentido de la palabra. Por eso quería agregar un quinto punto sobre nuestro gremio.

—Adelante, doctor —dijo el Dr. Salami.

—“Científicos…” —dijo el profesor Al-Zahrawi, poco antes de corregirse—… “Mejor dicho Pseudo científicos. Son aquellos que encienden la luz en un cuarto oscuro y creen que han iluminado el Universo”.

 

JM, agosto 2019.

Anuncios

Memorias mínimas

A finales del siglo pasado, cuando era un estudiante solitario, más bien raro (decían mis amigos), en Montevideo, solía pasar períodos sin comer por mi mala costumbre de no calcular el futuro.

Una vez estuve cinco días sin comer, pero asistiendo a toda mis clases.

–¿Qué te pasa? –me preguntó una vez uno de mis mejores amigos, Maxi Meilán–. Pareces un mendigo, demacrado y sin afeitar.

El hambre, o la conciencia de haber hecho algo equivocado, no me dejaban dormir. Los fines de semana salía a caminar por la rambla y por los barrios más modestos de Montevideo. Recuerdo la Ciudad Vieja, más allá el barrio Palermo los sábados y los domingos, con gente aún más modesta haciendo sus asados en un medio tanque de gasolina convertido en parrillero urbano, siempre acompañados de una radio, con sus informativos y sus tangos viejos y sus cervezas y sus risas por alguna ocurrencia ajena.

Yo pasaba por ahí y me imaginaba participando de esas fiestas modestas, siendo invitado con un trozo de pan y de chorizo. Por supuesto que pasaba de largo. Nunca, jamás pude pedir nada a ningún extraño ni en mis momentos de mayor necesidad, que no fueron pocos en diversos países del mundo.

Yo pasaba de largo, pensando en la riqueza de esos pobres que tenían una familia para compartir lo poco que tenían para comer.

Ahora que estoy viejo y no me falta nada para comer, ahora que casi me he convertido a un vegetariano moderado, cada vez que se me ocurre comer un huevo frito y le agrego unos pocos trozos de tocino, algo entra por mi nariz directo a mi memoria más profunda.

No es aquel asado hecho en un medio tanque, ni aquellas cervezas que nunca tomé, ni es ninguna de las historias que nunca alcancé a escuchar hasta el final.

Es sólo mi juventud que ya se fue y que cada tanto vuelve a visitarme por unos segundos cuando pongo unos minúsculos trozos de tocino en el sartén y me rodea todo el silencio bullicioso de un tiempo que no está aquí.

Pero está en alguna parte.

 

JM, agosto 2019

 

Why the Government’s Hunt for the Migrant Poor Is a Perfect Distraction From the Real Problems of Our Time

Published on Thursday, August 15, 2019 by 

This article was produced by Globetrotter, a project of the Independent Media Institute.

The powerful old men who rule the world have an existential advantage, which is that they won’t live to see the fruits of their hate and greed.

Immigrants not only don’t vote but likewise their economic power and ability to shape the media narrative are irrelevant. (Photo: Erik McGregor/Pacific Press/LightRocket via Getty Images)

In June of 2019, President Donald Trump announced the scheduling of raids for hunting down illegal immigrants in the 10 biggest cities in the United States, which commenced on July 14. The fact that big cities were selected rather than big farms, which are unable to gather their harvests without illegal immigrants, most probably stems from a phenomenon that I have pointed out before, which is that in the United States, minorities (blacks, Latinos, Asians) are politically underrepresented, not just because illegal immigrants don’t vote but also because the votes from citizens of those groups are worth several times less than a white vote in a low-populated ultraconservative state, all of which calls into question the supposedly democratic nature of the entire political and electoral system, not to mention the economic and financial system: one citizen, one vote.

For historical reasons associated with the marginalization of land ownership and because of present-day necessities, minorities are concentrated in large cities in the service sector. They reside in the most populous states, each of which has as many senators as any sparsely populated state. Since the 19th century, such largely rural states have been conservative bastions. To come up with the same population as California (40 million) or New York (20 million), which are two progressive bastions known for being more receptive to all kinds of immigrants, it’s necessary to add together the populations of more than 10 conservative states (the gigantic state of Alaska has a population of less than 1 million people). Nonetheless, each of these large states possesses only two senators, while a dozen conservative and thinly populated states possess 24. Texas is the inverse exception but not according to its internal dynamics.

An accurate representation of this structural reality must also include, among other characteristics, the fact that so-called populist governments quite often strive to make a big splash with spectacular and symbolic decisions when they might have done the same thing in a more discreet way. Leftist populist movements tend to play this same card with more powerful antagonists, which is what empires of various stripes are. Right-wing populist movements tend to play the same card by attacking and demonizing the governments of poor countries when the latter get the idea of toying with independence, or by going after the most defenseless sectors in a society such as poor immigrants or workers. Immigrants not only don’t vote but likewise their economic power and ability to shape the media narrative are irrelevant.

In the case of right-wing populism, which is an expression of elite interests misleadingly conflated with the frustrations of the working class who are manipulated into directing their vigilante fury at the undesirables below their socioeconomic level, we can at least say that it’s a kind of cowardice raised to an exponential degree. Without even considering that post-humanist fanatics (fanatics are those working-class people who defend elite interests against their own interests, not those elites who simply defend their own interests) tend to wave the diverse and contradictory flag of the cross at the same time they rend their garments and thump their chests while claiming to be the followers of Jesus, a man who preached about indiscriminate love and surrounded himself with marginalized people. He who was crucified alongside two other criminals by the imperial power of the day and the always necessary local collaborators.

Different studies (Derek Epp and Enrico Borghetto) have shown that the greater the social and economic differences separating elites from the working class, the greater the media coverage given to problems related to immigration and crime. This is just as much the case in prominent countries as in peripheral ones, in rich ones as in poor ones. One other characteristic must be added, one that even shows up in papers written by university students. The debate (or perhaps more accurately “social verbalization”) is laid out with its axiom and corollary from the very beginning when it is presented as “the immigration problem” rather than “the challenge” or “the great immigration opportunity.”

Although President Donald Trump lost the election in 2016, he made it to the White House because of an electoral system invented for protecting Southern slaveholding states in the 18th century (today, liberal states like California need twice as many votes as the Southern states they subsidize through taxes to get an electoral vote) and characterized by racist discourse, as in Europe, barely disguised by the eternal and cowardly excuse of legality, which, as I’ve already analyzed previously, has historically been promoted and respected when doing so was convenient for the groups holding power. The Diversity Immigrant Visa Program is another example: designed to favor Irish immigrants in the late 1980s (the least welcome immigrants throughout the 19th century before becoming “white” in the 20th century), suddenly it was considered absurd and inconvenient when politicians realized the law favors mostly non-white immigrants. Of course, there are a few notable and heroic exceptions to this rule, like the Immigration and Naturalization Act of 1965; these exceptions and examples of social progress have been always thanks to demonized people fighting for social justice. Racism is neither created nor destroyed. It is only transformed.

The date July 14, 2019, which marked the start of a round of raids on illegal immigrants, is an arbitrary one but is consistent with the fascist psychology that loves untimely and symbolic decisions taken against any specific working-class group that has been demonized as “the others,” such as everyday Jews, everyday Muslims, everyday immigrants. Of course, not just any illegal immigrant but rather the poorest, most desperate and with the darkest skin. The other illegal immigrants, if they are white, go unnoticed. Or if they are white women, they can even become the First Lady in spite of the fact that her parents were (by free choice and because it was required for registering as “mountain climbers”) members of the communist party in some European country. Further proof is that immigrants do the work that the nation’s citizens refuse to do.

Tribalism, the fascist, racist misogynistic horde and disgust for the equal rights of others—all of these will pass away. We don’t know when, but I’m convinced that it’s a global reaction to everything that has been accomplished in this sense, whether how little or how much, in the last few centuries. And it’s an entirely expected pretext for a worsening conflict between those who are increasingly fewer and have increasingly more and those who are increasingly numerous and feel but don’t understand that they are being pushed aside and, in the best-case scenarios, are being turned into docile, grazing consumers. It’s a historic process that cannot be perpetuated, that will explode in an uncontrolled catastrophe nobody wants, not even those at the top who are so accustomed to expanding their zones of influence during each controlled crisis, such as the one that will come in 2020.

The powerful old men who rule the world have an existential advantage, which is that they won’t live to see the fruits of their hate and greed. That’s why they don’t care about anything in the long run, even though they say the exact opposite over and over. This is especially true if they think they’ve managed to buy a penthouse in the kingdom of the Lord by virtue of paying alms and praying five minutes per day with their heads bowed. For them and for the working class, “time is money.” This is a myth that can only be busted by considering that no mountain of gold can buy them additional time. Since they can’t amass time, they instead amass gold while destroying the lives of the weakest and most desperate—of the youngest who far and away have more time than gold. It’s a sin for which they won’t be forgiven.

 

JM, August 2019.

This article was produced by Globetrotter, a project of the Independent Media Institute.

Tequila

Tequila, de Jorge Majfud
Novela negra, road story y una exploración en torno a la identidad

“Tequila”, de Jorge Majfud
Tequila, de Jorge Majfud (Sudaquia Editores, 2018). Disponible en Amazon

Tequila
Jorge Majfud
Novela
Sudaquia Editores
Nueva York (Estados Unidos), 2018
ISBN: 978-1944407414
542 páginas

En 1998, siete estudiantes universitarios emprenden una travesía de costa a costa de Estados Unidos. Acaban de graduarse y ni siquiera se conocen bien, pero deciden tomar la Interestatal 10 y pasar juntos un mes atravesando el país, conscientes de que “cualquiera se podía bajar en cualquier momento si las cosas no iban de su interés”, como declara al principio Raquel, la protagonista que narra la obra en primera persona.

Sin embargo, lo que ocurre durante ese viaje —un asesinato, la suplantación de una identidad, el inicio de una persecución que durará tres lustros— marcará sus vidas de una manera que jamás habrían sospechado.

“Un escritor no sólo debe descubrir las propias técnicas de su arte”, ha dicho Majfud.

Esta es la premisa de Tequila, la sexta novela del uruguayo Jorge Majfud. Novela negra y a la vez road storyTequila es también una exploración del autor en torno a las paradojas e incongruencias asociadas con la identidad. ¿Cómo saber quién soy si la idea que tengo de mí mismo es tan sólo un constructo? ¿Qué mérito tiene la conciencia de la identidad propia si “no hay ninguna poesía en ser uno mismo”?

Estas preguntas recorren de palmo a palmo la novela de más de quinientas páginas como el efluvio del tequila, la bebida emblemática de México a la que suelen recurrir los protagonistas y que los embriaga en los momentos cumbres de la obra:

Estaba demasiado decepcionado del mundo de las ideas, de nuestro mundo donde todos se peleaban por sus ideas que ni siquiera eran ideas propias o ni siquiera llegaban a ser ideas. Al menos en eso Guzman era diferente. Era diferente también porque siempre quería ser otro cuando todos estaban obsesionados con ser uno mismo. Todos vivimos obsesionados con la autenticidad de las cosas y de las personas, decía, por el simple hecho de que no somos auténticos ni aceptamos el hecho de que nuestras verdades no son más que pequeñas partes de una gran mentira.

Esta obsesión es también uno de los temas claves en la obra de Majfud, junto con el de los problemas que afrontan quienes se ven lanzados a la incertidumbre de la migración, la injusticia social contemporánea o la revisión de supuestos políticos y económicos, elementos que han estado presentes en todos sus libros pero que en los de narrativa cobran una dimensión especial: la necesidad de contar una buena historia que sea mucho más que una historia bien contada.

Como una “novela atrapante” ha definido Tequila la profesora e investigadora Leonor Taiano, de la Universidad de Notre Dame.

“Un escritor no sólo debe descubrir las propias técnicas de su arte”, ha dicho Majfud en una entrevista hace ya más de diez años. “También debe tener una idea mínima de qué está haciendo y para qué (…). No creo que exista un cómosin un por qué; incluso, cuando un tipo de literatura sólo se preocupa por el cómo (por la técnica) es por un por qué que ignora”.

Construida con una prosa galopante, donde cada página puede redefinir el curso de la trama, Tequila presenta una estructura clásica de novela negra en la que ya desde los primeros párrafos el lector es enterado tanto de los crímenes como de las incógnitas que vienen aparejados con ellos. Conocidos los culpables, el lector se ve empujado a seguir bajo el impulso de conocer sus motivaciones y procedimientos.

“Novela atrapante”, la ha llamado la profesora e investigadora Leonor Taiano, de la Universidad de Notre Dame: “Una historia lineal pero que contiene muchas historias relacionadas entre sí. El mayor acierto de Tequila está en su narración, la cual llega a ser obsesiva, con sutileza y rigurosidad en la construcción de cada personaje y en la trama misma”.

Nacido en Tacuarembó en 1969, Majfud es arquitecto de profesión y reside en Estados Unidos. PhD en Literatura Latinoamericana por la Universidad de Georgia, es profesor de Literatura Latinoamericana y Estudios Internacionales en la Universidad de Jacksonville, en Florida. Ha publicado novela, cuento y ensayo en una veintena de títulos que abordan los más diversos géneros, como el existencialismo o la política, pero traspasados todos por una mirada crítica y certera sobre la sociedad que le tocó vivir. Es colaborador de Letraliadesde 1998.

 

Patriotismo by default

En la entrega de medallas de los Juegos Panamericanos de Lima 2019 suena el himno de Estados Unidos y un atleta de ese país se arrodilla en el podio para protestar contra el racismo, la violencia de las armas y el maltrato a los inmigrantes en su país. Se trata de un gesto simbólico que inició el jugador de fútbol Colin Kaepernick y continuaron otros a pesar de las amenazas del presidente Donald Trump, algunas de las cuales terminaron en sanciones a los rebeldes.

Un detalle, demasiado obvio, pasa desapercibido por la prensa mundial. Al mismo tiempo que Race Imboden se expone a seguras sanciones y más seguros insultos del presidnete Trump, los representantes de Brasil, firmes, hacen el saludo militar. Su presidnete, el Capitán Jair Bolsonaro estará orgulloso de ellos y a más de uno se le escapará una lágrima al reconocer los beneficios emocionales de la obediencia ante el poder. No importará que el patriotismo by default se haya equivocado de himno.

La imagen es una estricta metáfora: condensa tantas décadas de historia como dedos de la mano tenemos y, sobre todo, un presente dramático y ciego que se parece cada vez más a ese pasado.

JM.

 

Image may contain: 8 people, people standing and shoes

El terrorismo blanco y sus fantasías

Hace décadas que escribimos y contestamos llamadas de medios para discutir las matanzas en Estados Unidos. Virginia Tech, Sandy Hook, Orlando, Las vegas… Por no hablar de la criminalidad común de varias ciudades grandes que se aproximan bastante a los vergonzosos números de algunos países de América Central. Uruguay está bajo una fuerte crítica, interna y de Estados Unidos, por haber aumentado su tasa de asesinatos hasta 11.2 cada cien mil habitantes mientras sus turistas se sienten seguros en Miami Beach, sin reparar que la ciudad de Miami, en sus mínimos históricos, tiene la misma tasa de asesinatos. Por no hablar de otras cuarenta grandes ciudades que superan esos guarismos, como St. Louis, que llega a 60.

No en pocas ocasiones me he despedido de esos amigos periodistas con el doloroso humor negro de “hasta la próxima matanza”. En mis clases, algunos estudiantes me han reprochado la dureza de este tipo de expresiones. Tal vez es parte del problema que comparte la religión de las armas con el racismo rampante de este país: se cuida demasiado el lenguaje para no ofender a nadie pero no se soluciona el problema. Se lo empeora.

Las dos últimas matanzas por tiroteo, de las 250 que van en el año, llamaron la atención por su numero de muertos y por su proximidad una de otra (13 horas). Ambas poseen elementos en común, pero en su naturaleza ideológica difieren mucho.

Empecemos por la segunda, la de Dayton en Ohio. El asesino, un joven de 24 años, no tenía motivaciones raciales, ni siquiera ideológicas. Como le gustan decir a los políticos especialistas en rezar como único recurso, era un “enfermo mental”. De hecho era simpatizante de la izquierda y de la regulación de las armas y entre las nueve de sus víctimas estaba su propia hermana, de 22 años. Claro que entre enfrentarse a un enfermo mental con un rifle y a otro con un palo, cualquiera elegiría este último.

La tragedia ocurrida 13 horas antes en El Paso, Texas, ya está alimentada y motivada por razones claramente raciales. El asesino de 21 años, de cuyo nombre no quiero recordar, manejó nueve horas de Dallas hasta la frontera sur para matar hispanos. En un manifiesto plagado de faltas ortográficas y, peor, de conceptos históricos, advierte de su plan debido a la “invasión de hispanos a Texas”. El Paso posee una población del 80 por ciento de estadounidenses mexicanos, además de mexicanos visitantes. Gran parte del tercio oeste de Estados Unidos posee una fuerte cultura y una numerosa población hispana no sólo porque desde que Estados Unidos tomó posesión de esas tierras los mexicanos han cruzado permanentemente una frontera invisible para trabajar en las zafras del norte, regresando al sur ese mismo año, sino porque por siglos fue tierra de España o de México. Texas, que tanto enojaba al asesino, se independizó de México en 1836 porque los mexicanos habían abolido la esclavitud en esa provincia y los nuevos inmigrantes anglos no podían prosperar sin esclavos negros, los que solían escapar hacia México buscando la libertad. Cuando Texas se une a Estados Unidos y el Norte entra en guerra civil con el Sur, Texas se une a la Confederación para mantener sus privilegios esclavistas. Desde su derrota a manos de Lincoln, el Sur esclavista convirtió esa derrota en una victimización moral de los blancos, desviando la atención sobre la esclavitud y narrando en libros, películas y salones de clase la idea de que la Guerra Civil fue una lucha desigual por “los valores” del Sur.

La misma fundación de Texas tiene una raíz profundamente racista, como la fundación de Estados Unidos. Pero tanto Estados Unidos como Texas han sido capaces de integrarse a las grandes luchas sociales de los años 60s, no sólo de Martín Luther King sino de muchos otros líderes latinos como Cesar Chávez, Dolores Huerta o Sal Castro. Los países no tienen dueños. Incluso Jefferson había dicho algo por demás obvio: la tierra le pertenece a los vivos; no a los muertos.

Sin embargo, aquí radica el centro del problema de la ideología supremacista blanca: el concepto de defensa de una raza para que su predominio perdure más allá de los individuos. ¿Por qué me importaría que mi país conservase una población que se parezca a mí? Es más, sería una pesadilla levantarse un día y ver que todos se parecen a nosotros y piensan como nosotros.

El moderno concepto de supremacía blanca en Occidente surge a principios del siglo XX en las colonias británicas. Vaya casualidad. Justo cuando Europa y Gran Bretaña comienzan a perder el privilegio de esclavizar al resto del mundo aparece una teoría infantil del “genocidio blanco”. Según esta teoría que se hace popular en Estados Unidos en la década del 20, la “raza blanca” está bajo amenaza de extinción por parte de las otras razas, negra, marrón, amarilla, roja… Todo a pesar de que ninguna de estas “razas” nunca en la Era Moderna invadieron ni Europa ni Estados Unidos sino, exactamente, lo contrario. África fue, por trecientos años, hasta muy recientemente, el patio trasero de Europa y allí los crímenes se contaban por decenas de millones de negros, por decenas de gobiernos destruidos, intervenidos o aniquilados. En los últimos tiempos en nombre de la lucha contra el comunismo pero desde mucho antes en nombre de la defensa de la “raza hermosa”, la raza blanca que debía dominar al resto. Exterminación, lisa y llana. Lo mismo América latina con respecto a Estados Unidos. Lo mismo diferentes pueblos de Asia y Medio Oriente con respecto a las potencias Occidentales.

Pues, resulta que ahora los niños de bien se quejan de una “invasión hispana”, de una “genocidio blanco” y otras pataletas. ¿Por qué?

Estados Unidos es el único país “desarrollado” cuya expectativa de vida ha decrecido en los últimos años. Los estudios indican que se debe al deterioro de la salud de la población blanca debido a la epidemia de drogas, en particular opioides (que se cobra la vida de 50.000 personas por año), el alcoholismo y la depresión. Esta terrible situación no es una conspiración racial sino de sus bienquerida libertad de negocios, los negocios farmacéuticos que han creado y mantenido un beneficio de 75 billones de dólares anuales para que la gente siga muriendo.

El asesino de El Paso, en su manifiesto, además se quejaba que si bien los inmigrantes hacen el trabajo sucio, sus hijos suelen tener éxito en las universidades. Es decir, que hasta podría tolerar que la raza inferior haga un trabajo sucio siempre y cuando no demuestren que pueden trabajar más duro y alcanzar algún mérito académico. Ésta es la cultura del competidor. Como siempre: competencia sí, sólo mientras yo tengo todas las de ganar.

Cuando una sociedad sufre de la soberbia del ganador, es muy difícil que reconozca errores y crímenes. Normalmente una minoría critica lo hace, pero eso no es suficiente. No se debe subestimar la ignorancia y el fanatismo de un significativo sector de la población que considera que cualquier cambio, cualquier forma de ser diferente es “antiamericano”.

Como otras tragedias, esta pasará de la memoria colectiva. Porque si hay algo que la cultura estadounidense sabe hacer muy bien es olvidar. Los edificios históricos se echan abajo como el pasado más cercano, y en su lugar se levanta algo nuevo (un Walmart, un McDonald’s) y se dice que siempre estuvo allí desde que Dios creó el mundo.

JM, agosto 2019

 

 

ÉTATS-UNIS – Le terrorisme blanc et ses délires

Jorge Majfud

mercredi 28 août 2019mis en ligne par Françoise Couëdel

Mardi 6 août 2019.

Depuis des dizaines d’années nous écrivons et nous répondons aux appels des medias pour commenter les tueries qui ont lieu aux États-Unis. Virginia Tech, Sandy Hook, Orlando, Las Vegas…sans parler du taux de criminalité ordinaire de plusieurs grandes villes qui avoisine presque les chiffres honteux de certains pays d’Amérique centrale. L’Uruguay est visée par une critique en interne et par les États-Unis car son taux d’assassinats a atteint 11,2 pour cent mille habitants alors que les touristes se sentent en sécurité à Miami Beach, sans savoir que la ville de Miami, selon le chiffre le plus bas de son histoire, a le même taux d’assassinats. Sans parler d’une quarantaine d’autres grandes villes qui dépassent ces pourcentages, comme Saint Louis, qui atteint le chiffre de 60 pour cent mille.

Dans plus d’une occasion je me suis séparé de ces amis journalistes, sur le mode de l’humour noir douloureux, en leur disant « à la prochaine tuerie ». Dans mes cours, certains étudiants m’ont reproché la dureté de ce type d’expression. C’est peut-être un élément du problème commun à la religion des armes et du racisme rampant de ce pays : on surveille trop son langage pour n’offenser personne mais on ne résout pas le problème. On l’aggrave.

Les deux dernières tueries par balle, des 250 enregistrées cette année, ont attiré l’attention en raison du nombre des morts et du bref intervalle entre l’une et l’autre (13 heures). Les deux présentent des similitudes mais diffèrent beaucoup de par leur caractère idéologique.

Commençons par la seconde, celle de Dayton en Ohio. L’assassin, un jeune homme de 24 ans n’avait pas de motivations racistes, ni même idéologiques. Comme aiment le dire les hommes politiques enclins à recourir au seul argument, « c’était un malade mental ». En fait c’était un sympathisant de la gauche et du contrôle des armes et parmi ses neuf victimes se trouvait sa propre sœur, de 22 ans. Il est clair que, entre affronter un malade mental avec un fusil et un autre avec un bâton, n’importe qui choisirait le second.

La tragédie qui s’est produite, 13 heures plus tôt, à El Paso, Texas, est alimentée et motivée par des raisons clairement raciales. L’assassin de 21 ans, dont je préfère ne pas me rappeler le nom, a roulé 9 heures de Dallas jusqu’à la frontière sud pour tuer des hispaniques. Dans un manifeste truffé de fautes d’orthographe et, pire, d’arguments historiques, il proclame que son projet est dû à « l’invasion du Texas par les hispaniques ». La population d’El Paso est à 80% constituée d’États-Uniens mexicains, en plus des Mexicains de passage. Une grande partie du tiers ouest des États-Unis est densément peuplée d’hispaniques et imprégnée de leur culture, non seulement par ce que, depuis que les États-Unis se sont approprié ces terres, les Mexicains ont constamment franchi une frontière invisible pour venir assurer les récoltes du nord, retournant dans la même année vers le sud, mais aussi parce que durant des siècles ce territoire a appartenu à l’Espagne, puis au Mexique.

Le Texas, auquel l’assassin vouait sa haine, s’est rendu indépendant du Mexique en 1836 car les Mexicains avaient aboli l’esclavage dans cette province et les nouveaux immigrants anglo-saxons ne pouvaient pas prospérer sans esclaves noirs, qui, eux, fuyaient vers le Mexique en quête de liberté. Quand le Texas s’unit aux États-Unis et que le Nord entre en guerre civile contre le Sud, le Texas rejoint la Confédération pour maintenir ses privilèges esclavagistes.

Depuis sa défaite due à Lincoln, le Sud esclavagiste a transformé cette défaite en victimisation morale des blancs, en détournant l’attention de l’esclavage et en racontant dans des livres, des films, des salles de classe que la Guerre civile a été une lutte inégale au nom des « valeurs » du Sud.

La fondation même du Texas a des racines profondément racistes, tout comme la fondation des États-Unis. Mais autant les États-Unis que le Texas ont été capables de s’associer aux grandes luttes sociales des années 60, non seulement de Martin Luther King mais aussi de bien d’autres leaders latinos comme César Chávez [1], Dolores Huerta [2] ou Sal Castro [3]. Les pays n’ont pas de maîtres. Jefferson lui-même avait prononcé cette phrase irréfutable : la terre appartient aux vivants ; non aux morts.

C’est là cependant qu’est le nœud du problème de l’idéologie suprématiste blanche : le concept de défense d’une race pour que sa supériorité perdure au-delà des individus. Pourquoi serait-il important pour moi que mon pays préserve une population qui me ressemble ? Plus encore, ce serait un cauchemar si un jour, au réveil, je voyais que nous nous ressemblons tous et que nous pensons tous la même chose.

Le concept moderne de suprématie blanche en occident est né aux débuts du XXesiècle, dans les colonies britanniques. Étrange coïncidence. Justement quand l’Europe et la Grande-Bretagne commencent à perdre le privilège de pratiquer l’esclavage, dans le reste du monde surgit la théorie puérile du « génocide blanc ». Selon cette théorie qui devient populaire aux États-Unis dans les années 20 « la race blanche » est menacée d’extinction par les autres races, noire, marron, jaune, rouge… Tout cela en dépit de ce qu’aucune de ces « races », durant l’Ère moderne, n’a jamais envahi ni l’Europe ni les États-Unis ; c’est plutôt exactement le contraire. L’Afrique durant trois cents ans, jusqu’à très récemment, était l’arrière-cours de l’Europe et là-bas les crimes s’élevaient à des dizaines de millions de noirs, des dizaines de gouvernements soudoyés, destitués ou renversés. Plus récemment, au nom de la lutte contre le communisme, mais bien longtemps auparavant au nom de la défense de « la race noble », la race blanche qui devait dominer les autres. Extermination pure et simple. L’Amérique latine a subi le même sort de la part des États-Unis. De même que plusieurs peuples d’Asie et du Moyen-Orient de la part des puissances occidentales.

C’est ainsi que les enfants de bonne famille se plaignent d’« une invasion hispanique », d’un « génocide blanc » et autres bêtises. Pourquoi ?

Les États-Unis est le seul pays « développé » dont l’espérance de vie a diminué ces dernières années. Des études indiquent que cela s’explique par la détérioration de la santé de la population blanche due à la consommation exponentielle de drogues, en particulier des opioïdes (qui prennent la vie de 50 000 personnes chaque année), l’alcoolisme et la dépression. Cette terrible situation n’est pas due à une conspiration raciste mais, au nom de la liberté chérie des affaires, à des entreprises pharmaceutiques qui ont engrangé un bénéfice de 75 mille milliards de dollars annuels pour que les gens continuent à mourir.

L’assassin d’El Paso, dans son manifeste, déplorait en outre que même si les immigrants font le sale travail, leurs enfants réussissent dans les universités. C’est-à-dire qu’on pourrait aller jusqu’à tolérer que les êtres de race inférieure fassent le sale travail à condition qu’ils ne prouvent pas qu’ils peuvent travailler plus dur et décrocher quelques récompenses académiques. C’est ce qui s’appelle la culture de la compétition. Comme toujours, compétition oui, à condition que j’ai toutes les chances de gagner.

Quand une société souffre de l’orgueil du gagnant, il est très difficile que ce dernier reconnaisse ses erreurs et ses crimes. Normalement une minorité critique le fait mais ce n’est pas suffisant. Il ne faut pas sous-estimer l’ignorance et le fanatisme d’un secteur significatif de la population qui considère que tout changement, toute façon d’être différente sont « anti-américains ».

Comme d’autres tragédies, celles-ci seront enfouies dans la mémoire collective. Car s’il y a une chose que la culture états-unienne sait faire c’est bien oublier. Les édifices historiques sont détruits comme le passé le plus proche et, à leur place, se dresse quelque chose de nouveau (un Walmart, un McDonald’s) et on se dit qu’il a toujours été là depuis la création du monde.


L’écrivain Jorge Majfud est uruguayen et états-unien, auteur de Crisis y otras novelas Crises et autres romans »).

Traduction française : Françoise Couëdel.

Source (espagnol) : https://www.alainet.org/es/articulo/201423.

Les opinions exprimées dans les articles et les commentaires sont de la seule responsabilité de leurs auteur-e-s. Elles ne reflètent pas nécessairement celles des rédactions de Dial ou Alterinfos. Tout commentaire injurieux ou insultant sera supprimé sans préavis. AlterInfos est un média pluriel, avec une sensibilité de gauche. Il cherche à se faire l’écho de projets et de luttes émancipatrices. Les commentaires dont la perspective semble aller dans le sens contraire de cet objectif ne seront pas publiés ici, mais ils trouveront sûrement un autre espace pour le faire sur la toile.

 


[1César Estrada Chávez est un syndicaliste paysan états-unien (1927-1993). Chicano, il est connu pour les luttes paysannes qu’il a menées entre le milieu des années 1960 et les années 1970, en Californie (source : Wikipédia) – NdT.

[2Dolores Clara Fernández Huerta. Elle est née le 10 avril 1930 à Dawson au Nouveau-Mexique. Dirigeante syndicale et militante pour les droits civiques en Amérique du Nord, elle a cofondé l’Association nationale des paysans, qui rejoint plus tard l’Union générale des paysans (source : Wikipédia) – NdT.

[3Salvador B. Castro était un éducateur et un activiste états-unien-mexicain. Il est surtout connu pour son rôle dans les grèves du lycée East Los Angeles en 1968, une série de manifestations contre les conditions inégales dans les écoles du Los Angeles Unified School District (source : Wikipédia) – NdT.

 

http://www.alterinfos.org/spip.php?article8519

 

 

El estómago de los pobres tiene un límite. La codicia de los ricos no

El gobierno de Estados Unidos planea eliminar o reducir al máximo la ayuda a los pobres, lo cual incluye asistencia a la salud y cupones de alimentación. Su argumento es que la economía está mucho mejor que en el 2008 y, por lo tanto, los pobres ya no necesitan esta ayuda. Nótese, una vez más, el factor racial que lo permea casi todo. No por casualidad, el patrón histórico de pobreza en este país se ha ensañado especialmente con los negros, los latinos, los niños, las mujeres y todo grupo fuera de la órbita del poder. De los multimillonarios subsidios que reciben los agricultores en EE.UU. desde que fueron implementados como ayuda durante la Gran Depresión de los años treinta no se habla porque esos Estados rurales son votantes de los de arriba. Los de arriba siempre se aprovecharon de estas limosnas selectivas y del temor de los del medio por los de bajo.

Ahora, a las desventajas históricas de ser pobres se suma el estrés social del neonazismo. Si antes la narrativa social tenía algún respeto por los más débiles, ahora son objeto de acoso y bullying, lo cual hace de la objetiva condición de ser mujer, negro, mestizo, joven y pobre un motivo más de estrés psicológico, moral y social. Esa es la pobreza que no se puede medir: la pobreza moral.

Resulta que el país más poderoso del planeta necesita ahorrar U$ 2.000 millones en comida para los más pobres poco después de pasar una ley de recorte de impuestos que “alivió” a los supermillonarios en una cifra 1.000 veces superior.

Es lógico que alguien que nació en la insensibilidad de la opulencia del dinero y del poder como Donald Trump piense así (esto de la mayor insensibilidad de los ricos no es una opinión sino que ha sido demostrado por diversos estudios). Para este tipo de gente, si los números macros están bien, todo el mundo debe estar bien porque todos se benefician en algún grado de la misma economía. No importa si unos se llevan un millón de dólares y otros agradecen las monedas que caen en el desbande.

Ahora, si es cierto que los salarios se han recuperado 1,5% en el último año, y suponiendo que esa mejoría también llegó a las clases más necesitadas, pues entonces descontémosle un 1,5% de la comida que reciben los pobres (un vaso menos de agua, una miga de pan menos). Pero no los dejemos sin comer.

La mentalidad insensible que gobierna el mundo supone que un trabajador mendiga un cupón de alimento por holgazán o que millones acuden a los comederos públicos por diversión. ¿Que los pobres ya no necesitan tanto? Los pobres tienen un límite estomacal cuando el Estado les “regala” un plato de comida al día. Los ricos no tienen un límite en codicia cuando ese mismo Estado gasta billones de dólares protegiendo sus intereses de las maneras más diversas.

Desde el gobierno hasta la prensa opositora resumen la situación actual del país como de “una sobresaliente fortaleza y prosperidad económica”. Debajo de esos titulares y fuera de esos mismos medios, uno de cada cinco jóvenes vive en la pobreza mientras el 40% de la población está a un mes de caer en la pobreza si pierde su trabajo. ¿Contradicción? No. Situación ideal para los grandes negocios.

El masivo recorte de impuestos de 2017 pasó desapercibido para la mayoría. En la macroeconomía provocó un estímulo que duró un año y un endeudamiento que durará décadas. La “responsabilidad fiscal” ha sido una bandera histórica de los republicanos al mismo tiempo que han sido gobiernos republicanos (desde que el partido adoptó el neoliberalismo como ideología en los 70s) los que han aumentado las deudas del gobierno de forma masiva. El gobierno actual no es la excepción. En dos años y medio aumentó el déficit fiscal en un 17% (U$779. 000.000.000) y la deuda externa (hoy en U$ 22.000.000.000.000) un 30% al final de 2020.

Nada de esto es invento de Trump. En 2013 el 0,1% de la población ya había pasado a tener más capital que el 90%. En 2016, 40 millones (12,7%) vivían en situación de pobreza. Hoy se cuentan con los dedos de una mano los hombres que tienen más dinero que la mitad más pobre del país mientras medio millón de personas viven en las calles. En 2017, ya en la administración Trump, 140 millones de estadounidenses vivía en “inestabilidad económica” según la Oficina de Estadísticas Laborales.

Estos datos y esta práctica ideológica tienen otros derivados directos: en Estados Unidos, cada año mueren 50.000 personas por sobredosis solo de opioide. La famosa epidemia fue iniciada y sostenida por la codicia de las grandes farmacéuticas, como ya ha quedado demostrado (el negocio suma U$78.500.000.000, más que el PIB de Uruguay o Guatemala).

A este panorama de canibalismo, desprotección y vulnerabilidad hay que agregar que la FED no está preparada para la recesión de 2020 o 2021, ya que no cuenta con un mínimo de 5% de tasas para reducir. Tampoco la población está preparada. Hay más gente sin seguros de salud. Hay más estudiantes con más deudas. Aunque la pobreza se redujo un 2,5% desde 2015 (12,3%) simplemente ha seguido un patrón histórico muy obvio: con cada recesión se borran todos los progresos de reducción de pobreza (hoy el porcentaje es el mismo que en 1965) y todos los progresos salariales de los trabajadores que, además, no pueden ahorrar sino endeudarse.

En el mayor periodo de expansión macroeconómica de las últimas generaciones, la reducción de la pobreza en unos pocos puntos porcentuales y el alto grado de precarización de la mayoría de los habitantes del país que imprime la divisa global y todavía domina la geopolítica indica que en la próxima recesión (en 2020 el censo nacional agregará cientos de miles de puestos de trabajos temporales) el número de quienes caigan en pobreza será doloroso. La falta de contención de programas sociales (educación, salud, movilidad social) harán el resto.

Las redes de protección sociales no sólo son justas sino, además, convenientes, incluso para los de arriba. Un caso demasiado obvio fue la Argentina de Mauricio Macri (la de Menem y la de tantos otros). Los efectos del neoliberalismo alegre son más obvios allí porque Argentina es una economía sensible, ya que no puede imprimir la divisa global ni imponerle nada a nadie, además de su tendencia genética a la rebeldía intermitente.

Las sociedades no cambian ni reaccionan ante su propia explotación sino por grandes crisis. Medias crisis nunca son suficientes. A la orgía neoliberal en Estados Unidos todavía le espera el Big One, un temblor social mucho más dramático que el terremoto que desde hace décadas espera California.

Una forma de aplazar unas décadas más ese quiebre será una fuerte reacción de la izquierda en algún momento de la próxima década. Los nuevos años 60s. De lo contrario estaremos condenados a revivir los años 30s justo un siglo después.

 

JM, julio 2019.

 

 

JM, julio 2019.