Lápida

i won’t have a tombstone, but if i have one it would read:

“he looked for truth, justice, and peace. obviously, he failed .”


no tendré ninguna lápida, pero si tuviese una diría:

“buscó la verdad, la justicia y la paz. obviamente, fracasó”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Brazil: The Eternal Country of the Future Trapped in Its Colonial Past

Days before the elections in Brazil, a young Brazilian approached me and said, “God willing, Bolsonaro to win. He is a military man and will end corruption.” I did not want to answer. I esteem this boy as a good person, maybe too young to be anything else. But these two brief sentences summed up several volumes of Latin American history to its present.

Beginning with the obvious: if there were governments and corrupt regimes on the continent, those were the military regimes. First, because every dictatorship is corrupt by definition, and second, because direct robberies were always massive, by denouncing the disappearances, then only to reappear by floating in a river with evidence of torture. It would suffice to mention the most recent investigation into the fortune of General Pinochet, a military leader who accumulated several million dollars in salary as an unelected president, without mention of such details as the thousands killed and many more persecuted during his rule. There were shams of decorated honors for assuming “moral reserve” and for the “bastion of courage” by owning weapons financed by the people’s work, only to later be threatened by their own armies in “bringing order,” by garrison and cemeteries. That same barbaric culture of innumerable generals, soldiers, and scoundrels boasting to be “macho” and valiant fighters, never won or went to any war against other armies, but dedicated themselves to serving the rural oligarchy by terrorizing and threatening their own people. In the coining of a neologism, millions of thugs are now hidden within their new condition of digital cowangry.

This military mentality applied to civil practice and domestic life (deviates from any raison d’être of an army) is a Latin American tradition born prior to the Cold War and long before the new republics were born and consolidated with corruption, deep in hypocritical racism. This is especially true in Brazil, the last country in the continent to abolish slavery. Even Captain Bolsonaro’s vice presidential candidate, General Mourão, a mulatto man like most of his compatriots, is pleased that his grandson contributes to the “branqueamento da raça (whitening of the race).” Have any of us ever crossed paths with this kind of deep racial and social disregard for 90 percent of their own family? The same historical problems permeate in other regions that stand out for their brutality in Central America and the Caribbean.

The second, and less obvious, is the appeal to God. In the same way that the United States replaced Great Britain in its consolidation of Spanish colonial verticality, the Protestant churches did the same with those ultraconservative societies (limitless landowners and silent masses of obedient poor), which had been shaped by the previous hierarchy of the Catholic church. It took some Protestant sects like the Pentecostals and others at least a century more than the dollar and the cannons. The phenomenon probably started in the Sixties and Seventies: those innocent, presumably apolitical, gentlemen, who went door to door talking about God, should have a clear political translation. The paradoxical effect of Christian love (that radical love of Jesus, a rebel who was surrounded by poor and marginal people of all kinds, who did not believe in the chances of the rich reaching heaven, and did not recommend taking the sword but turning the other cheek, who broke several biblical laws such as the obligation to kill adulteresses with stones, who was executed as a political criminal) ended up leading to the hatred of gays and the poor, in the desire to fix everything with shots. Such is the case of medieval candidates like Captain Jair Messias Bolsonaro and many others throughout Latin America, who are supported by a strong and decisive evangelical vote. These people in a trance are watered in sweat and hysterical cries and say they “speak in tongues,” but just speak their disjointed language of political and social hatred in blind fanaticism that God prefers them with a gun in their hands rather than peaceably fighting for justice, respect for the different, and against arbitrary powers.

In the midst of the euphoric golden decade of progressive governments, such as Lula’s, we note two mistakes: naive optimism and the dangers of corruption, and the ramifications of a domino effect because corruption was not a creation of any government, but instead a mark of identity of the Brazilian culture. To name just one more case, this is also the state of affairs in neighboring Argentina.

We must add to all this that the traditional social narrators of a more rancid and powerful Latin America can be found in Maduro’s Venezuela where the equally pathetic opposition is never mentioned. As the example, this is the perfect excuse to continue terrorizing about something that almost all the countries of the continent have lived with since the colony: poverty, economic crises, dispossession, impunity, civil and military violence. So it is Venezuela that is exemplifying Brazilian propaganda and not the Brazil of Lula that took 30 million out of poverty, the one with super entrepreneurs, the one of “Deus é brasileiro (God is Brazilian),” the Brazil that was going away to eat the world and had passed the GDP of U.K.

 It was the perfect alibi: for others to believe that corruption did not have 200 years of brutal exercise but had been created by the last five to 10 years of a pair of leftist governments. On the contrary, these governments were an ideological exception within a deeply conservative, racist, classist, and sexist continent. Everything that now finds resonance from Europe to Latin America, to the United States, abandons the ideals of Enlightenment and plunges neurotically into a new Middle Ages.

We still don’t know whether this medieval reaction of the traditional forces in power is just that; a reaction, or a long historical tendency of several generations that began in the Eighties and stumbled 15 years ago.

For the second round in Brazil, the coalition against Bolsonaro has already launched the slogan: “Juntos pelo Brasil do diálogo e do respeito (Together for Brazil for dialogue and respect).” This motto only goes to show that those who oppose Bolsonaro in Brazil, like those who oppose Trump in the United States, do not understand the new cowangry mentality. The cowangry need to know that there is someone else (not them) who is going to return women to the kitchens, gays to their closets, blacks to work on the plantations, and poor to the industries, that someone is going to throw a bomb in some favela (“dead the dog, dead to the rage”). Someone will torture all who think differently (especially poor blacks, teachers, journalists, feminists, critics, educated people without titles, and other dangerous subversives with foreign ideas, all in the name of God) and in that way, someone will punish and exterminate all those miserable people solely responsible for the personal frustrations of the cowangry

 

JM, October 2018

 

La corruption, une vieille rengaine en Amérique latine (et ailleurs)

Translated by  Fausto Giudice Фаусто Джудиче فاوستو جيوديشي

 

Le récit politique qui justifie n’importe quelle option pour mettre fin à la corruption est aussi vieux que la politique et la narration. En Amérique latine, c’est un genre classique et ce n’est que grâce à la mémoire courte des peuples qu’il est possible de le répéter, génération après génération, comme si c’était une nouveauté.

Mais ce récit, qui ne sert qu’à la consolidation ou à la restauration d’une certaine classe au pouvoir, se concentre exclusivement sur la petite corruption : un politicien, un sénateur, un président reçoit dix mille ou un demi-million de dollars pour favoriser une grande entreprise. Il est rare qu’un pauvre offre un demi-million de dollars à un politicien pour une pension de cinq cents dollars par mois.

Celui qui paie un million de dollars à un politicien pour augmenter les profits de ses entreprises est corrompu. Comme est corrompu le pauvre diable qui vote pour un candidat qui lui a payé les plaques de tôle pour le toit de sa baraque de bidonville. 

Mais celui qui ne fait pas la distinction entre la corruption de l’ambition et la corruption de celui qui cherche désespérément à survivre est encore plus corrompu. Comme l’a écrit la Mexicaine Sœur Juana Inés de la Cruz à la fin du XVIIe siècle, avant que le pouvoir du moment ne l’écrase pour insubordination : 

    Ou qui est le plus à blâmer,

     Quelque mal qu’il ait fait :

     celui qui pèche contre paiement

     ou celui qui paie pour pécher ?

Les accusations de corruption font rarement référence à la corruption légale. Peu importe si, grâce à une démocratie fière de respecter les règles du jeu, dix millions d’électeurs donnent cent millions de dollars à la campagne d’un politicien et deux millionnaires seulement dix millions, un pourboire, au même candidat. Lorsque ce politicien remportera l’élection, il dînera avec l’un des deux groupes, et il n’est pas nécessaire d’être un génie pour deviner lequel.

Peu importe que ces messieurs fassent ensuite adopter par le parlement de leur pays des lois qui profitent à leurs entreprises (réductions d’impôts, déréglementation des salaires et des investissements, etc.), parce qu’ils n’auront pas besoin de violer une loi, la loi qu’ils ont eux-mêmes écrite, comme un voleur qui ne vole pas dix millions de citoyens honnêtes et innocents mais deux ou trois travailleurs pauvres qui ne ressentiront que colère, rage et humiliation pour le pillage qu’ils voient et pas pour celui qu’ils ne voient pas.

Néanmoins, nous pouvons encore observer une corruption encore plus grande, plus grande que la corruption illégale et plus grande que la corruption légale. C’est cette corruption qui vit dans l’inconscient du peuple et qui n’a d’autre origine que la corruption persistante du pouvoir social qui, comme une goutte, creuse la roche au fil des années, des siècles.

C’est la corruption qui vit dans le peuple même qui la subit, chez cet homme qui s’échine, aux mains tannées ou diplômé de l’université, chez cette femme souffrante, avec des cernes sous les yeux, ou chez cette autre, collet monté. C’est cette corruption qui va au lit et qui se lève avec chacun d’eux, chaque jour, pour se reproduire dans le reste de leur famille, leurs amis, comme la grippe, comme Ebola.

Il ne s’agit pas simplement de la corruption de quelques individus qui acceptent de l’argent facile par les mystérieux raccourcis de la loi.

Non, il ne s’agit pas la corruption de ceux qui sont au pouvoir, mais de cette corruption invisible qui vit comme un virus de frustration de ceux qui cherchent à mettre fin à la corruption avec des vieilles méthodes elles-mêmes corrompues de manière avérée.

Parce que la corruption, ce n’est pas seulement quand quelqu’un donne ou reçoit de l’argent illicite, mais aussi quand quelqu’un déteste les pauvres parce qu’ils reçoivent une aumône de l’État.

Parce que la corruption, ce n’est pas seulement quand un politicien donne un panier alimentaire à un pauvre en échange de son vote, mais quand ceux qui n’ont pas faim accusent ces pauvres gens d’être corrompus et feignants, comme s’il n’y avait pas de feignants dans les classes privilégiées.

Car la corruption, ce n’est pas seulement lorsqu’un pauvre feignant obtient d’un politicien ou de l’État qu’il lui donne une aumône à consacrer à ses vices misérables (du vin bon marché au lieu du whisky irlandais Jameson), mais aussi lorsque ceux au pouvoir sont convaincus et convainquent les autres que leurs privilèges, ils les ont tout seuls et la manière la plus pur, la plus juste, la plus raffinée,  tandis que les pauvres (ceux qui lavent leurs toilettes et achètent leurs miroirs) vivent du sacrifice intolérable des riches, une chose à laquelle seul un général ou un Homme avec une poigne de fer peut mettre un terme.

Parce que la corruption, c’est quand un pauvre diable soutient un candidat qui promet de punir d’autres pauvres diables, qui sont les seuls diables que le pauvre diable qui a du ressentiment connaisse, parce qu’il les a rencontrés dans la rue, au bar, au travail.

Car la corruption, c’est quand un mulâtre comme Domingo Sarmiento* ou Antonio Hamilton Martins Mourão [général brésilien de réserve, candidat à la vice-présidence de la République avec Jair Bolsonaro, NdT] a honte des noirs de sa famille et une haine infinie pour les autres noirs

Parce que la corruption, c’est quand un élu de Dieu, quelqu’un qui confond l’interprétation fanatique de son pasteur avec les multiples textes d’une Bible, quelqu’un qui va chaque dimanche à l’église pour prier le Dieu d’Amour, jette à la sortie quelques pièces aux pauvres et le lendemain, marche contre le droit aux mêmes droits des gens différents, comme les gays, les lesbiennes, les trans, et le fait au nom de la morale et du fils de Dieu, Jésus, oui, celui-là même qui a eu mille occasions de condamner ces mêmes personnes différentes, immorales, et ne l’a jamais fait, bien au contraire.

Parce que la corruption, c’est soutenir les candidats qui promettent la violence comme moyen d’éliminer la violence. 

Parce que la corruption, c’est croire et répéter fanatiquement que les dictatures militaires qui ont dévasté l’Amérique latine depuis le XIXe siècle, celles qui ont pratiqué toutes les variantes possibles de corruption, pourront un jour mettre fin à la corruption

Parce que la corruption, c’est haïr et, en même temps, accuser les autres de souffrir de la haine.

Parce que la corruption est dans la culture et dans le cœur même des personnes les plus honnêtes d’une société.

Parce que la pire corruption n’est pas celle qui prend un million de dollars, mais celle qui ne vous laisse pas voir ou entendre les hurlements de l’histoire, jusqu’à ce qu’il soit trop tard.

 NdT

* Domingo Faustino Sarmiento (1811 -1888), écrivain et homme d’État, septième président de la République Argentine. Il faisait partie d’un groupe d’intellectuels, connu comme Génération de 1837, qui eut une grande influence sur l’Argentine du XIXe siècle. Son chef d’œuvre est Facundo, une épopée faisant l’apologie du libéralisme inspiré de l’Europe des Lumières, contre la « barbarie » des caudillos, appuyés par leurs montoneros (troupes de gauchos). Fit l’apologie du génocide des Indiens et exprima un racisme viscéral vis—vis des Noirs.  Dans son ouvrage Voyages de 1849, il écrit entre autres : « (…) le mot mulâtre tire son origine de mule, un mélange de deux races différentes qui produisen,  entre le cheval et l’âne, la mule, et entre l’homme blanc et la femme noire, le mulâtre. Nos mulâtres verront tout l’honneur que leur font les caballeros qui ont inventé le mot » (Sarmiento, Viajes, 1849).

 

 
Courtesy of Escritos Críticos
Source: https://majfud.org/2018/10/20/el-viejo-cuento-de-la-corrupcion/
Publication date of original article: 20/10/2018
URL of this page : http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=24390

El viejo cuento de la corrupción

French

English

La narrativa política que justifica cualquier opción como forma de acabar con la corrupción es tan antigua como la política y como la narrativa. En América Latina es un género clásico y sólo gracias a la poca memoria de los pueblos es posible repetirla, generación tras generación, como si se tratase de una novedad.

Pero esta narrativa, que sólo sirve a la consolidación o a la restauración de una determinada clase en el poder, se centra exclusivamente en la corrupción menor: un político, un senador, un presidente recibe diez mil o medio millón de dólares para favorecer a una gran empresa. Rara vez un pobre ofrece medio millón de dólares a un político para que le otorgue una pensión de quinientos dólares mensuales.

Es corrupto quien le paga un millón de dólares a un político para ampliar los beneficios de sus empresas y es corrupto el pobre diablo que vota por un candidato que le ha comprado las chapas para el techo de su casita en la villa miseria.

Pero es aún más corrupto aquel que no distingue entre la corrupción de la ambición y la corrupción de quien busca, desesperadamente, sobrevivir. Como decía la mexicana Sor Juana Inés de la Cruz a finales del siglo XVII, antes que el poder del momento la aplastara por insumisa:

¿O cuál es más de culpar,

aunque cualquiera mal haga:

la que peca por la paga

o el que paga por pecar?

Rara vez las acusaciones de corrupción se refieren a la corrupción legal. Ni importa si, gracias a una democracia orgullosa de respetar las reglas de juego, diez millones de votantes aportan cien millones de dólares a la campaña de un político y dos millonarios aportan sólo diez millones, una propina, al mismo candidato. Cuando ese político gane las elecciones cenará con uno de los dos grupos, y no es necesario ser un genio para adivinar cuál.

No importa si luego esos señores logran que el congreso de sus países apruebe leyes que benefician sus negocios (recortes de impuestos, desregulación de los salarios y de las inversiones, etc.), porque ellos no necesitarán violar ninguna ley, la ley que ellos mismos escribieron, como un maldito ladrón que no le roba a diez millones de honestos e inocentes ciudadanos sino a dos o tres pobres trabajadores que sólo sentirán la ira, la rabia y la humillación por el despojo que ven y no por el que no ven.

Pese a todo, aún podemos observar una corrupción aún mayor, mayor a la corrupción ilegal y mayor a la corrupción legal. Es esa corrupción que vive en el inconsciente del pueblo y que no procede de otro origen sino de la persistente corrupción del poder social que, como una gota, cava la roca a lo largo de los años, de los siglos.

Es la corrupción que vive en el mismo pueblo que la sufre, en ese hombre cansando, de manos curtidas o de títulos universitarios, en esa mujer sufrida, con ojeras, o en esa otra de naricita levantada. Es esa corrupción que se va a la cama y se levanta con cada uno de ellos, cada día, para reproducirse en el resto de su familia, de sus amigos, como la gripe, como el ébola.

No es simplemente la corrupción de unos pocos individuos que aceptan dinero fácil por los misteriosos atajos de la ley.

No, no es la corrupción de quienes están en el poder, sino esa corrupción invisible que vive como un virus de la frustración de quienes buscan acabar con la corrupción con viejos métodos probadamente corruptos.

Porque corrupción no es solo cuando alguien da o recibe dinero ilícito, sino también cuando alguien odia a los pobres porque reciben una limosna del Estado.

Porque la corrupción no es sólo cuando un político le da una canasta de comida a un pobre a cambio de su voto, sino cuando quienes no pasan hambre acusan a esos pobres de corruptos y holgazanes, como si no existieran los holgazanes en las clases privilegiadas.

Porque la corrupción no es sólo cuando un pobre holgazán logra que un político o el Estado le den una limosna para dedicarse a sus miserables vicios (vino barato en lugar de Jameson Irish whiskey), sino también cuando quienes están en el poder se convencen y convencen a los demás que sus privilegios lo ganaron ellos solos y en la más pura, destilada, justa ley, mientras que los pobres (esos que lavan sus baños y compran sus espejitos) viven del intolerable sacrificio de los ricos, algo que sólo un general o un Hombre de Negocios con mano dura puede poner fin.

Porque corrupción es cuando un pobre diablo apoya a un candidato que promete castigar a otros pobres diablos, que son los únicos diablos que el pobre diablo resentido conoce, porque se ha cruzado con ellos en la calle, en los bares, en el trabajo.

Porque corrupción es cuando un mulato como Domingo Sarmiento o Antonio Hamilton Martins Mourão siente vergüenza de los negros de su familia y odio infinito por los negros ajenos.

Porque corrupción es cuando un elegido de Dios, alguien que confunde la interpretación fanática de su pastor con los múltiples textos de una Biblia, alguien que va todos los domingos a la iglesia a rezarle al Dios del Amor y al salir tira unas monedas a los pobres y al día siguiente marcha contra el derecho a los mismos derechos de gente diferente, como los gays, las lesbianas, los trans, y lo hace en nombre de la moral y del hijo de Dios, Jesús, sí, ese mismo que tuvo mil oportunidades de condenar a esa misma gente diferente, inmoral, y nunca lo hizo, sino lo todo contrario.

Porque corrupción es apoyar a candidatos que prometen la violencia como forma de eliminar la violencia.  

Porque corrupción es creer y repetir con fanatismo que las dictaduras militares que asolaron América Latina desde el siglo XIX, esas que practicaron todas las variaciones posibles de corrupción, pueden alguna vez ser capaces de terminar con la corrupción.

Porque corrupción es odiar y, al mismo tiempo, acusar al resto de sufrir de odio.

Porque la corrupción está en la cultura y hasta en el corazón de los individuos más honestos de una sociedad.

Porque la peor de las corrupciones no es la que se lleva un millón de dólares, sino aquella otra que no deja ver ni escucha los alaridos de la historia, ni se escucha ni deja que se vea hasta que es demasiado tarde.

 

JM, octubre 2018

 

 

Brasil: el eterno país del futuro atrapado en su pasado colonial

English

Días antes de las elecciones en Brasil, un joven brasileño se me acercó y me dijo “Dios quiera que gane Bolsonaro. Es un militar y acabará con la corrupción”. No quise contestar. Estimo a este muchacho como una persona de bien, tal vez demasiado joven para ser otra cosa. Pero las dos breves frases resumían varios tomos de la historia y del presente latinoamericano.

Para empezar, lo obvio: si en el continente hubo gobiernos y regímenes corruptos, esos fueron los regímenes militares. Primero, porque toda dictadura es corrupta por definición y, segundo, porque los robos directos fueron siempre masivos, sólo que bastaba con denunciarlos para desaparecer o aparecer flotando en algún río con evidencias de tortura. Bastaría con mencionar el más reciente caso de la investigación a la fortuna del general Pinochet, un militar que acumuló varios millones de dólares con su salario de presidente no electo, por no ir a otros detalles como los miles de asesinados y muchos más perseguidos. Por no hablar de esa farsa autoconcedidas, como las condecoraciones, de asumirse la “reserva moral” y “bastion de coraje” de los pueblos por el solo hecho de poseer las armas que ese mismo pueblo financia con su trabajo, para que luego sus propios ejércitos los amenacen con “poner orden”, el orden de los cuarteles y de los cementerios. Esa misma cultura de la barbarie de no pocos generales y no pocos soldados y de no pocos carángidos que presumen de machos y de valerosos combatientes pero que nunca ganaron ni fueron a ninguna guerra contra otros ejércitos, y sí se dedicaron a servir a la oligarquía rural y a aterrorizar y amenazar a sus propios pueblos. Con la complicidad, claro, de millones de carángidos, ahora escondidos en su nueva condición de cowangry digitales.

Esta práctica y mentalidad militar aplicada a la vida civil y doméstica (desviada de todo propósito de ser de un ejército, es decir, la seguridad contra hipotéticos ataques exteriores), como las históricas y brutales desigualdades sociales de proporciones feudales, es una tradición latinoamericana que no nació con la guerra fría sino mucho antes de que nacieran las nuevas republicas y se consolidó con la corrupción, el racismo profundo e hipócrita, sobre todo en Brasil (el último país del continente en abolir la esclavitud), donde hasta el candidato a vicepresidente del capitán Bolsonaro, el general Mourão, un hombre mulato, como la mayoría de sus compatriotas, se congratula que su nieto aporte al “branqueamento da raça”. ¿Nunca nadie se ha cruzado con esta especie de ciudadano con un profundo desprecio racial y social por el noventa por ciento de su propia familia? Por no seguir con los mismos problemas históricos en otras regiones que destacan por su brutalidad en el Caribe o en América Central.

Lo segundo, menos obvio, es la apelación a Dios. De la misma forma que Estados Unidos reemplazó a Gran Bretaña en su consolidación de la verticalidad colonial española, las iglesias protestantes hicieron lo mismo con esas sociedades ultraconservadoras (patrones dueños de todo y silenciosas masas de pobres obedientes), las que habían sido previamente moldeadas por la jerarquía de la iglesia católica. A los protestantes, a los pentecostales y otras sectas les llevó por lo menos un siglo más que al dólar y a los cañones. El fenómeno se inició en los sesenta y setenta, probablemente: esos señores inocentes, presuntamente apolíticos, que iban puerta en puerta hablando de Dios, debían tener una clara traducción política. El paradójico efecto del amor cristiano (aquel amor radical de un rebelde que andaba rodeado de pobres y seres marginales de todo tipo, que no creía en las chances de los ricos en llegar al cielo y no recomendaba tomar la espada sino dar la otra mejilla, que rompió varias leyes bíblicas, como la obligación de matar a las adulteras a pedradas, que fue ejecutado como un criminal político) terminó derivando en el odio a los gays y a los pobres, en el deseo de arreglarlo todo a los tiros, como es el caso de candidatos medievales como el capitán Jair Messias Bolsonaro y muchos otros a lo largo de América Latina, apoyado por un fuerte y decisivo voto evangélico y por gente en transe que, regados en sudor y gritos histéricos, dice “hablar en lenguas” y solo habla el idioma inconexo de su propio odio político y su fanatismo ciego en que Dios los prefiere a ellos con una pistola en la mano antes que a alguien que, de forma pacífica, lucha por la justicia, el respeto al diferente y contra el poder arbitrario, como se supone que hacia Jesús.

En medio de la euforia de la década dorada de los gobiernos progresistas, como el de Lula, advertimos dos errores: el optimismo ingenuo y los peligros de la corrupción, que podía tener un efecto dominó. Porque la corrupción no fue una creación de ningún gobierno sino que es una marca de identidad de la cultura brasileña. No menos en Argentina, por nombrar solo un caso más.

A todo eso, hay que agregar que los tradicionales narradores sociales de la América Latina más rancia y poderosa, encontraron en la Venezuela de Maduro (de la igualmente patética oposición no se habla) el ejemplo y la excusa perfecta para seguir aterrorizando sobre algo con lo cual casi todos los países del continente han convivido desde la colonia: pobreza, crisis económicas, despojo, impunidad, violencia civil y violencia militar. No, el Brasil de Lula, el que sacó a treinta millones de la miseria, el de los súper empresarios, el de “Deus é brasileiro”, el Brasil que se iba a comer el mundo y había pasado el PIB de Inglaterra, no es el ejemplo de la propaganda brasileña… sino Venezuela.

 Era la coartada ideal: hacer creer que la corrupción no tenía doscientos años de brutal ejercicio, sino que la habían creado un par de gobiernos populistas de izquierda cinco, diez años atrás. Por el contario, estos gobiernos fueron una excepción ideológica en un continente profundamente conservador, racista, clasista y sexista. Todo lo que ahora encuentra resonancia con un mundo que abandona los ideales de la Ilustración y se sumerge de forma neurótica en un nuevo Medioevo, desde Europa hasta América latina, pasando por Estados Unidos.

Resta por saber si esta reacción medieval de las fuerzas tradicionales en el poder es solo eso, una reacción, o una tendencia de varias generaciones.

Para la segunda vuelta, la coalición contra Bolsonaro ya ha lanzado el lema: “Juntos pelo Brasil do diálogo e do respeito”.

Sólo este lema demuestra que quienes se oponen a Bolsonaro en Brasil, como quienes se oponen a Trump en Estados Unidos, no entienden la mentalidad del cowangry. El cowangry necesita saber que hay alguien más (no él, no ella) que va a devolver las mujeres a la cocina, los gays a sus closets, los negros al trabajo en las plantaciones, los pobres a las industrias y a las iglesias, que alguien va a tirar alguna bomba en alguna favela (“muerto el perro, muerta a rabia”), que alguien va a torturar a todos los que piensan diferente (sobre todo negros pobres, profesores, periodistas, feministas, críticos, gente culta pero sin títulos, y otros subversivos peligrosos con ideas foráneas, todo en nombre de Dios) y, de esa forma, alguien acabará con todos esos miserables, responsables de sus propias frustraciones personales.

 

JM, octubre 2018

 

 

Brasil: el eterno país del futuro atrapado en su pasado colonial

Días antes de las elecciones en Brasil, un joven brasileño se me acercó y me dijo “Dios quiera que gane Bolsonaro. Es un militar y acabará con la corrupción”. No quise contestar. Estimo a este muchacho como una persona de bien, tal vez demasiado joven para ser otra cosa. Pero las dos breves frases resumían varios tomos de la historia y del presente latinoamericano.

Para empezar, lo obvio: si en el continente hubo gobiernos y regímenes corruptos, esos fueron los regímenes militares. Primero, porque toda dictadura es corrupta por definición y, segundo, porque los robos directos fueron siempre masivos, sólo que bastaba con denunciarlos para desaparecer o aparecer flotando en algún río con evidencias de tortura. Bastaría con mencionar el más reciente caso de la investigación a la fortuna del general Pinochet, un militar que acumuló varios millones de dólares con su salario de presidente no electo, por no ir a otros detalles como los miles de asesinados y muchos más perseguidos. Por no hablar de esa farsa autoconcedidas, como las condecoraciones, de asumirse la “reserva moral” y “bastion de coraje” de los pueblos por el solo hecho de poseer las armas que ese mismo pueblo financia con su trabajo, para que luego sus propios ejércitos los amenacen con “poner orden”, el orden de los cuarteles y de los cementerios. Esa misma cultura de la barbarie de no pocos generales y no pocos soldados y de no pocos carángidos que presumen de machos y de valerosos combatientes pero que nunca ganaron ni fueron a ninguna guerra contra otros ejércitos, y sí se dedicaron a servir a la oligarquía rual y a aterrorizar y amenazar a sus propios pueblos. Con la complicidad, claro, de millones de carángidos, ahora escondidos en su nueva condición de cowangry digitales.

Esta práctica y mentalidad militar aplicada a la vida civil y doméstica (desviada de todo propósito de ser de un ejército, es decir, la seguridad contra hipotéticos ataques exteriores), como las históricas y brutales desigualdades sociales de proporciones feudales, es una tradición latinoamericana que no nació con la guerra fría sino mucho antes de que nacieran las nuevas republicas y se consolidó con la corrupción, el racismo profundo e hipócrita, sobre todo en Brasil (el último país del continente en abolir la esclavitud), donde hasta el candidato a vicepresidente del capitán Bolsonaro, el general Mourão, un hombre mulato, como la mayoría de sus compatriotas, se congratula que su nieto aporte al “branqueamento da raça”. ¿Nunca nadie se ha cruzado con esta especie de ciudadano con un profundo desprecio racial y social por el noventa por ciento de su propia familia? Por no seguir con los mismos problemas históricos en otras regiones que destacan por su brutalidad en el Caribe o en América Central.

Lo segundo, menos obvio, es la apelación a Dios. De la misma forma que Estados Unidos reemplazó a Gran Bretaña en su consolidación de la verticalidad colonial española, las iglesias protestantes hicieron lo mismo con esas sociedades ultraconservadoras (patrones dueños de todo y silenciosas masas de pobres obedientes), las que habían sido previamente moldeadas por la jerarquía de la iglesia católica. A los protestantes, a los pentecostales y otras sectas les llevó por lo menos un siglo más que al dólar y a los cañones. El fenómeno se inició en los sesenta y setenta, probablemente: esos señores inocentes, presuntamente apolíticos, que iban puerta en puerta hablando de Dios, debían tener una clara traducción política. El paradójico efecto del amor cristiano (aquel amor radical de un rebelde que andaba rodeado de pobres y seres marginales de todo tipo, que no creía en las chances de los ricos en llegar al cielo y no recomendaba tomar la espada sino dar la otra mejilla, que rompió varias leyes bíblicas, como la obligación de matar a las adulteras a pedradas, que fue ejecutado como un criminal político) terminó derivando en el odio a los gays y a los pobres, en el deseo de arreglarlo todo a los tiros, como es el caso de candidatos medievales como el capitán Jair Messias Bolsonaro y muchos otros a lo largo de América Latina, apoyado por un fuerte y decisivo voto evangélico y por gente en transe que, regados en sudor y gritos histéricos, dice “hablar en lenguas” y solo habla el idioma inconexo de su propio odio político y su fanatismo ciego en que Dios los prefiere a ellos con una pistola en la mano antes que a alguien que, de forma pacífica, lucha por la justicia, el respeto al diferente y contra el poder arbitrario, como se supone que hacia Jesús.

En medio de la euforia de la década dorada de los gobiernos progresistas, como el de Lula, advertimos dos errores: el optimismo ingenuo y los peligros de la corrupción, que podía tener un efecto dominó. Porque la corrupción no fue una creación de ningún gobierno sino que es una marca de identidad de la cultura brasileña. No menos en Argentina, por nombrar solo un caso más.

A todo eso, hay que agregar que los tradicionales narradores sociales de la América Latina más rancia y poderosa, encontraron en la Venezuela de Maduro (de la igualmente patética oposición no se habla) el ejemplo y la excusa perfecta para seguir aterrorizando sobre algo con lo cual casi todos los países del continente han convivido desde la colonia: pobreza, crisis económicas, despojo, impunidad, violencia civil y violencia militar. No, el Brasil de Lula, el que sacó a treinta millones de la miseria, el de los súper empresarios, el de “Deus é brasileiro”, el Brasil que se iba a comer el mundo y había pasado el PIB de Inglaterra, no es el ejemplo de la propaganda brasileña… sino Venezuela.

 Era la coartada ideal: hacer creer que la corrupción no tenía doscientos años de brutal ejercicio, sino que la habían creado un par de gobiernos populistas de izquierda cinco, diez años atrás. Por el contario, estos gobiernos fueron una excepción ideológica en un continente profundamente conservador, racista, clasista y sexista. Todo lo que ahora encuentra resonancia con un mundo que abandona los ideales de la Ilustración y se sumerge de forma neurótica en un nuevo Medioevo, desde Europa hasta América latina, pasando por Estados Unidos.

Resta por saber si esta reacción medieval de las fuerzas tradicionales en el poder es solo eso, una reacción, o una tendencia de varias generaciones.

Para la segunda vuelta, la coalición contra Bolsonaro ya ha lanzado el lema: “Juntos pelo Brasil do diálogo e do respeito”.

Sólo este lema demuestra que quienes se oponen a Bolsonaro en Brasil, como quienes se oponen a Trump en Estados Unidos, no entienden la mentalidad del cowangry. El cowangry necesita saber que hay alguien más (no él, no ella) que va a devolver las mujeres a la cocina, los gays a sus closets, los negros al trabajo en las plantaciones, los pobres a las industrias y a las iglesias, que alguien va a tirar alguna bomba en alguna favela (“muerto el perro, muerta a rabia”), que alguien va a torturar a todos los que piensan diferente, sobre negros pobres, profesores, periodistas y otros con ideas foráneas, todo en nombre de Dios, y de esa forma alguien acabará con todos esos miserables, responsables de sus propias frustraciones personales.

 

JM, octubre 2018

 

 

El fenómeno del cowangry en la nueva política

Una de las interpretaciones más sólidas, casi una obviedad, tanto en los sociólogos de izquierda como de derecha, es la lectura marxista de la realidad donde los procesos materiales, como la economía y la producción, influyen de manera decisiva en los procesos psicológicos, morales, políticos, ideológicos y culturales. La reinstauración de la esclavitud en Texas a mediados del siglo XIX, debido al reemplazo de la lana por el algodón en Europa, su abolición legal, unas décadas después, por la nueva industrialización en los estados del norte de Estados Unidos, el ingreso de la mujer a las fábricas y tantos otros fenómenos no podrían explicarse sin este factor.

Pero la realidad es siempre más compleja de lo que quisiéramos. En su pluri dimensionalidad, otros, como Max Weber e, incluso, varios pensadores marxistas del siglo XX (Gramsci, Althusser) analizaron cómo esta avenida es de ida y vuelta: los procesos culturales también influyen decisivamente en el resto de la realidad, incluida la economía, el poder militar, etc.

Por estas razones, por esta tradición analítica tan largamente estudiada y elaborada, resulta casi una herejía imaginar siquiera que una realidad social puede estar definida por procesos puramente psicológicos, como la angustia, la frustración, la rabia, la depresión, tal como observamos actualmente en, al menos, medio planeta. Uno siempre tiende a pensar que esas expresiones no son más que eso, expresiones, síntomas, consecuencias, y que las causas están en otro lado. Cuando echamos una mirada a la base material de la sociedad, enseguida vemos lo más obvio, una realidad que nadie puede negar sin contradecir la mayoría de los datos: el radical desbalance entre quienes trabajan o simplemente sobreviven y quienes acaparan la mayoría de los frutos de una sociedad y una civilización que ha sufrido mucho para llegar al grado de progreso científico, tecnológico y social a la que ha llegado y que, de repente, parece al borde de un colapso, tanto social como ecológico.

Esas razones infraestructurales son innegables. No obstante, podemos hacer un esfuerzo para enfocarnos en la cultura de las últimas décadas y tratar de explicar los nuevos fenómenos, como el regreso del orgullo fascista, apenas un siglo después de que comenzara a producir las dos mayores guerras mundiales que el centro del poder, del desarrollo, sufrió en la Era Moderna (si no contamos los silenciados holocaustos de los pueblos colonizados).

Sin tiempo (ni histórico ni personal) como para hacer un análisis basado en datos duros, no me queda más remedio que especular con algunas observaciones y una hipótesis.

Me refiero al factor psicológico que ha invadido la dinámica social. Como ya propusimos hace unos años, este factor se ha magnificado con el fenómeno de las redes sociales y las nuevas tecnológicas del anonimato o de la identificación a distancia, creando un individuo o una característica personal que podríamos llamar cowangry. Por múltiples razones, el neologismo en inglés no puede ser traducido sin debilitarlo.

Cowangry podría ser la clara mezcla de cobardía (cowardice) y rabia (anger) y, al memiso tiempo, ilustrarse con la rabia vacuna (cow angry), esos pobres animales que se ordeñan cada día, que rara vez se revelan y, cuando se revelan, sus patadas son tan inefectivas e intrascendentes que no tienen otro efecto que una soga más firme entre las patas. 

Este elemento psicológico siempre existió, pero estuvo controlado por un mínimo sentido de la responsabilidad, esa misma que hasta hoy muestran dos personas que piensan diferente, pero se encuentran cara a cara y se imponen ciertos límites, propios de seres civilizados. Sin ese elemento de responsabilidad social en las redes sociales, el cowangry se reprodujo en los últimos años de forma exponencial. Pero su efecto no se limitó a los espacios virtuales.

El antiguo sistema de democracia representativa, donde los individuos expresan sus opiniones a través del voto, se parece increíblemente al sistema de las redes sociales donde cada individuo, anónimo o identificado, actúa impune o protegido por la plena distancia. De igual forma, la conciencia de que su opinión o posición política y social tiene un efecto mínimo, infinitesimal, a la hora de votar, su reacción debe ser lo más extrema posible para compensar o mitigar esa debilidad sumada a la frustración que produce no solo la realidad económica sino sus mismos intentos vanos de agresión personal.

Cuando el cowangry vota en el sistema tradicional, no solo siente la frustración de la desigualdad económica que ama, sino también la ineficiencia o la debilidad de su voz, por lo que necesita apoyar a candidatos que expresen toda esa rabia tribal prometiendo palo y metralla con los que no están de acuerdo. Considerando que la izquierda se feminizó en la segunda mitad del siglo XX (anticolonialismo, feminismo, derechos de homosexuales y lesbianas, comprensión hacia los pobres, hacia los perdedores, etc.), que la derecha se mantuvo en el poder mundial pudiendo recurrir a un nivel todavía racional, frio, calculado, dulcemente propagandístico (Coca-Cola, la chispa de la vida), ahora la opción del cowangry no podía ser otra que la derecha fascista, nacionalista, machista, tribal; la del ganador que percibe que ya no lo es o ha dejado de ser el colonizador, el semental (“estamos asistiendo al genocidio de la raza blanca”), la del macho encolerizado después que la borrachera abandona el clímax de la euforia.

En cualquier caso, es una postura extrema pero aun así vaciada del valor real de los verdaderos activistas sociales. El compromiso del cowangry es frágil, precario, puede desaparecer con un solo click, como el mismo individuo con sus múltiples identidades (definición clásica del maniático), todo lo cual nunca elimina su frustración sino que, por el contrario, la amplifica y la potencia para un retorno aún más virulento e igualmente inefectivo. 

Hasta que el cowangry vota por un candidato que promete cambiar los argumentos racionales por unos insultos y unos cuantos balazos (Trump, Bolsonaro, y un largo etcétera), no para resolver los problemas del país, de la sociedad, sino para vengarse de todos aquellos que opinan, piensan o sienten diferente al cowangry. 

El cowangry está dispuesto a empobrecerse, a morirse de hambre si es necesario, pero nunca a perder en una disputa dialéctica, ideológica.

El cowangry es un fenómeno psicológico que ha desplazado la sociología, pero que, de durar en el tiempo, se convertirá en una característica cultural que definirá una época. Lo que, desde un punto de vista social y político, significa que apenas se agote la droga de la extrema derecha se podría pasar, luego de un retorno de la moderación, a una extrema izquierda tan visceral como la derecha, no racional, como forma de recuperar la necesidad que el cowangry siente por patear la mesa, no porque el mundo sea injusto, sino porque prefiere sufrir cualquier tipo de injusticia antes que ser dialéctica y psicológicamente derrotado por el adversario que, generalmente, aunque no siempre, es otro cowangry.

Así como la mentalidad de la iglesia que se absorbe desde pequeños (creer es prueba de la verdad) o la del estadio de fútbol (la pasión es prueba de que tengo razón) se traslada a la política con efectos catastróficos, confundiendo morrones con jalapeños, así esta batalla traslada sus dimensiones puramente psicológicas a la sociedad toda –empezando por las antiguas urnas.

El espectáculo se parece mucho al brote de lo que se conoció como vaca loca (mad cow) que, como un mal augurio, asustó al mundo en los años 90. Cowangry es la furia del cobarde, la furia de la vaca, la cow-angry.

 

 

JM, octubre 2018