Rescuing Memory: the Humanist Interview with Noam Chomsky

by Jorge Majfud

August 8, 2016.

[Pictures Sarah Silbiger]

Originally published in The Humanist, July/August 2016

 

July / August 2016

 

 

Just before twelve thirty on a recent spring afternoon, I found myself on the campus of the Massachusetts Institute of Technology in the building that houses the linguistics and philosophy departments. A group of Japanese students, full of youthful excitement, were waiting outside Noam Chomsky’s eighth-floor office. They approached the door and read the name card on it. They took pictures—lots of pictures—with happy and surprised expressions, but then quickly turned serious. They paused to take a brief moment of silence, which almost felt mystical, and then headed out.

 

At the age of eighty-seven, the renowned linguist, philosopher, historian, cognitive scientist, and critic Noam Chomsky maintains the same clarity found in any of his books, lectures, or television appearances dating back to the 1970s. While in a face-to-face he might adopt an informal and humorous tone towards relevant topics, he is very much that same serious and detailed thinker who we all recognize from the conferences and different interviews—one of those individuals history will remember for centuries.

 

Years after having met Chomsky at Princeton University and collaborating with him on the Spanish translation of a book (Ilusionistas, 2012), I was now interested in finding out the roots of his social and political thinking during our meeting. I started by remembering the many letters we had exchanged for the better part of a decade. In one of the letters I had commented about how my son was adjusting to a society that was his but only by birth, noting that he spoke English with a slight Spanish accent. When Chomsky had a chance, he wrote me this:

 

When I was a boy, we were the only Jewish family in a terribly anti-Semitic neighborhood. Those streets weren’t any fun for us but our parents never found that out. In a way, you avoid telling your parents what happened to you during those days.

 

I reminded him of this in order to start a dialogue about that world and its universal implications. What follows is a conversation that went beyond what was initially planned.

 

Jorge Majfud: Before WWII, anti-Semitism and Nazism were much more common in the United States than Americans are willing to accept today. Henry Ford (awarded the Grand Cross of the German Eagle by the Nazi Government), General Motors, Alcoa, and Texaco are just a few examples of supportive U.S. business interests. And after the war, Jews faced serious (and absurd) obstacles in migrating as refugees while many Nazis were granted visas (through Mexico) to help develop NASA programs. What memories do you have of those times when you were a Jewish teenager?

 

Noam Chomsky: When I was growing up in the 1930s and ’40s anti-Semitism was rampant. It wasn’t like Nazi Germany but it was pretty serious—it was part of life. So, for example, when my father was able to buy a secondhand car in the late 1930s, and he took us to the countryside for a weekend, if we looked for a motel to stay in we had to see if it said “restricted” on it. “Restricted” meant no Jews. You didn’t have to say “no Blacks,” which was something people took for granted. There was also a national policy, which as a child I didn’t know anything about. In 1924 the first major immigration law was passed. Before that, there was an Oriental Exclusion Act, but other than that, European immigrants like my parents were generally admitted in the early years of the twentieth century. But that ended in 1924 with an immigration law that was pretty much directed against Jews and Italians.

 

JM: Was it connected to the Red Scare?

 

Chomsky: Well, sort of—in the background. It was right after Woodrow Wilson’s first serious post-World War I repression, which deported thousands of people, effectively destroyed unions and independent press, and so on. Right after that, the anti-immigration law was passed that remained in place until 1960s. And that was the reason why very few people fleeing the rise of fascism in Europe, especially in Germany, could get to the United States. And there were famous incidents like with the MS Saint Louis, which brought a lot of immigrants, mostly Jewish, from Europe. It reached Cuba, with people expecting to be admitted to the United States from there. But the administration of Franklin D. Roosevelt wouldn’t allow them in and they had to go back to Europe where many of them died in concentration camps.

 

JM: There were cases involving different countries as well.

 

Chomsky: It’s a lesser-known story, but the Japanese government (after the Russian-Nazi pact, which split Poland) did allow Polish Jews to come to Japan, with the expectation that they would then be sent to the United States. But they weren’t accepted, so they stayed in Japan. There’s an interesting book called The Fugu Plan, written by Marvin Tokayer and Mary Swartz, which describes the circumstances when European Jews came to Japan, a semi-feudal society.

 

After WWII there were many Jews who remained in refugee camps … President Harr F. Truman called for a commission, it was called the Harrison Commission, to investigate the situation in the camps and it was a pretty gloomy report. There were very few Jews admitted into the United States.

 

JM: These policies had many other lasting consequences.

 

Chomsky: Of course. The Zionist movement based in Palestine pretty much took over the camps and instituted the policy that every man and woman between the ages of seventeen and thirty-five should be directed to Palestine—they weren’t allowed to go to the West. A 1998 study was done in Hebrew by an Israeli scholar, Yosef Grodzinsky, and the English translation of the title is Good Human Material. That is what they wanted sent to Palestine for colonization and for the eventual conflict that took place some years later. These policies were somewhat complementary to the U.S. policy of pressuring England to allow Jews to go to Palestine, but not allowing them here. The British politician Ernest Bevin was pretty bitter about it, asking, “if you want to save the Jews, why send them to Palestine when you don’t admit them?” I suspect most likely that more Nazis came to America. I was a student at Harvard during the early 1950s. There was practically no Jewish faculty there.

 

JM: According to some articles, Franklin Roosevelt, when he was a member of the board at Harvard, considered that there were too many Jews in the college.

 

Chomsky: There’s an interesting book about that called The Third Reich and the Ivory Tower, written by Stephen H. NorwoodIt has a long discussion about Harvard, and indeed the school’s president, James Conant, did block Jewish faculty. He was the one who prevented European Jews from being admitted to the chemistry department—his field—and also had pretty good relations with the Nazis. When Nazi emissaries came to the United States, they were welcomed at Harvard.

 

JM: It’s something that was very common at the time, however today nobody seems willing to accept it.

 

Chomsky: In general, the attitude towards Nazi Germany was not that hostile, especially if you look at the U.S. State Department reports. In 1937 the State Department was describing Adolf Hitler as a “moderate” who was holding off the forces of the right and the left. In the Munich agreement in late 1938, Roosevelt sent his chief adviser Sumner Welles, who came back with a very supportive statement saying that Hitler was someone we could really do business with and so on. That was late 1938. George Kennan is another extreme case. He was the American consul in Berlin until the war between Germany and United States broke out in December 1941. And until then he was writing pretty supportive statements back stressing that we shouldn’t be so hard on the Nazis if they were doing something we didn’t agree with—basically saying they were people we could do business with. The British had an even stronger business interest in Nazi Germany. And Benito Mussolini was greatly admired.

 

 

On racism of every color

 

JM: In addition to anti-Semitism and racism toward African Americans, there were other groups that suffered. For example, during the 1930s, around half a million Mexican Americans were blamed for the Great Depression and deported in various different ways. And most of them were U.S. citizens.

 

Chomsky: Well, there was a strong nativist tradition—saying, “we have to protect ourselves”—that comes from the founding of the country. If you read Benjamin Franklin, who was one of the leading figures of the Enlightenment in the United States and the most distinguished representative of the movement here, he actually advised that the newly founded republic should block Germans and Swedes, because they were too swarthy—dark.

 

JM: Why is that pattern of fear historically repeated?

 

Chomsky: There’s a strange myth of Anglo-Saxonism. When the University of Virginia was founded by Thomas Jefferson, for example, its law school offered the study of “Anglo-Saxon Law.” And that myth of Anglo-Saxonism carries right over into the early twentieth century. Every wave of immigrants who came were treated pretty badly, but when they all finally became integrated, all of us became Anglo-Saxons.

 

JM: Like the Irish. They were brutally persecuted, suffered violence because of their orange colored hair and their Catholicism, and then became “assimilated,” instead of being “integrated.”

 

Chomsky: The Irish were treated horribly, even here in Boston. For example, in the late nineteenth century they were treated pretty much like African Americans. You could find signs here in Boston in the restaurants saying “No dogs and Irish.” Finally they were accepted into society and became integrated, became part of the political system, and there were Kennedys, and so on. But the same is true about other waves of immigrants, like the Jews in the 1950s. If you take a look at places like Harvard, it’s striking. In the early 1950s, I think, there were a handful of Jewish professors, three or four. But by the 1960s, there were Jewish deans and administrators. In fact, one of the reasons why MIT became a great university was because they admitted Jews whereas Harvard did not.

 

JM: We can see changes in certain cases, but we can also see things that repeat themselves, such as now in the case of Mexicans and Muslims.

 

Chomsky: Yes, and Syrians. There is a horrible crisis there and the United States has admitted virtually none of the refugees. The most dramatic case is the Central Americans. Why are people fleeing from Central America? It’s because of the atrocities the U.S. committed there. Take Boston, where there’s a fairly large Mayan population. These people are fleeing from the highlands of Guatemala, where there was virtual genocide in the early 1980s backed by Ronald Reagan. The region was devastated, and people are still fleeing to this day, yet they send them back. Just a couple of weeks ago, the administration of Barack Obama, which has broken all sorts of records in regards to deportation, picked up a Guatemalan man living here. I think he had been living here for twenty-five years, had a family, a business, and so on. He had fled from the Mayan region and they picked him up and deported him. To me, that’s really sick.

 

JM: In the case of Guatemala, the story began in 1954 with the CIA military coup organized against the democratically elected President Jacobo Árbenz.

 

Chomsky: Yes, it basically began in 1954, and there were other awful atrocities in the late ’60s, but the worst happened in the ’80s. There was a really monstrous and almost literal genocide in the Mayan area, specifically under Ríos Montt. By now it has been somewhat recognized by Guatemalan society. In fact, Montt was under trial for some crimes. But the U.S. prohibits people from fleeing here. The Obama administration has pressured Mexico to keep them away from the Mexican border, so that they don’t succeed in reaching U.S. borders. Pretty much the same thing Europeans have done to Turks and Syrians.

 

JM: Actually, under international law children should not, in principle, be detained when crossing a non-neighboring country’s border. The American Homeland Security Act of 2002 recognizes the same rights. However, this basic law has been broken many times.

 

Chomsky: A lot of countries break (or go against) the international law… There had been a free and open election in Haiti in the early 1990s and president Jean-Bertrand Aristide won, a populist priest. A few months later came the expected military coup—a very vicious military junta took over, of which the United States was passively supportive. Not openly, of course, but Haitians started to flee from the terror, and they sent them back and on towards Guantanamo Bay. Of course, that is against International Law. But the United States pretended that they were “economic refugees.”

 

The Spanish War in the basis of Chomsky’s thinking

 

JM: Let’s go back very quickly to your contact with the Spanish anarchists. How important was the Spanish Civil War for your social thinking and activism?

 

Chomsky: Quite important. Actually, my first article…

 

JM: You wrote that article when you were eleven years old.

 

Chomsky: Ten, actually. It wasn’t about the anarchists; it was about the fall of Barcelona and the spread of fascism over Europe, which was frightening. But a couple of years later I became interested in the anarchist movement.

 

I had relatives in New York City who I stayed with. And in those days, the area from Union Square down Fourth Avenue had small bookstores, many of which were run by Spanish immigrants who’d fled after Franco’s victory. I spent time in them, and also in the offices of Freie Arbeiter Stimme (Free Worker’s Voice) with anarchists. I picked up a lot of material and talked to people, and it became a major influence. When I wrote about the Spanish Civil War many years later, I used documents that I picked up when I was a child, as a lot hadn’t been published (a lot more resources are available now). I also learned from reading the left-wing press about the Roosevelt administration’s indirect support for Francisco Franco, which was not well known, and still isn’t.

 

JM: Apparently Roosevelt regretted that decision but it was too late and the fact is that many other big companies like ALCOA, GM, and Texaco were crucial for the defeat of the Second Republic—the only democratic experiment in Spain after centuries if we don’t consider the almost nonexistent First Republic during the nineteenth century. Many big companies collaborated with the Nazis and Franco.

 

Chomsky:  It was reported in the left-wing press in the late 1930s that the Texas Company (Texaco), headed by the Nazi sympathizer Torkild Rieber, diverted its oil shipments from the Republic, with which it had contracts, to Franco. The State Department denied they knew about it but years later admitted it to be true. You can read it in history books now, but they often suppress the fact that the U.S. government tolerated it. It’s really remarkable because they claim that Roosevelt was impeded by the Neutrality Act. On the other hand, he bitterly condemned a Mexican businessman for sending several guns to the Republic. If you look back, oil was the one commodity that Franco could not receive from the Germans and the Italians, so that was quite significant.

 

JM: All of that sounds familiar.

 

Chomsky:  During the terrorist regime in Haiti in the 1990s, the CIA, under the administration of Bill Clinton, was reporting to Congress that oil shipments had been blocked from entering Haiti. That was just a lie. I was there. You could see the oil terminals being built and the ships coming in. And it turned out that Clinton had authorized Texaco, the same company, to illegally ship oil to the military junta during a time that we supposedly were opposing the military junta and supporting democracy instead.

 

Same company, same story, but the press wouldn’t report it. They must have known it. If you look at the Associated Press wires, there’s a constant flow of information coming in. At that time I happened to have direct access to AP wires. The day the marines landed in Haiti and restored Aristide there was a lot of excitement about the dedication to democracy and so on. But the day before the marines landed, when every journalist was looking at Haiti because it was assumed that something big was happening, the AP wires reported that the Clinton administration had authorized Texaco to ship oil illegally to the military junta. I wrote an article about the marine landing right away, but barely mentioned that, because my article would come out two months later and I assumed by then, “of course, everybody knows.” Nobody knew. There was a news report in the Wall Street Journal, in the petroleum journals, and in some small newspapers, but not in the mainstream press. And it was kind of a repeat of what happened in the late ’30s but this was under Clinton, mind you. These are some pretty ugly stories—not ancient history.

 

JM: Do you think the Spanish anarchists’ experience, had they not been destroyed by Franco, could be used as an example of a third position (to Stalinism, fascism, and Western capitalism)?

 

Chomsky: Well, the communists were mainly responsible for the destruction of the Spanish anarchists. Not just in Catalonia—the communist armies mainly destroyed the collectives elsewhere. The communists basically acted as the police force of the security system of the Republic and were very much opposed to the anarchists, partially because Stalin still hoped at that time to have some kind of pact with Western countries against Hitler. That, of course, failed and Stalin withdrew the support to the Republic. They even withdrew the Spanish gold reserves.

 

JM: The fourth largest in the world.

 

Chomsky: But before that, the anarchist movement was one of their main enemies… There’s an interesting question, whether the anarchists had alternatives. If they did tend to support the government that had been destroyed, what were the alternatives? There was actually a proposal by Camillo Berneri, an Italian anarchist who was in Spain at the time, which is not a crazy notion in my opinion. He opposed participation in government and was against the formation of an army, meaning a major army to fight Franco. He said they should resort to guerrilla war. Which has a history in Spain.

 

JM: Particularly at the beginning of the nineteenth century under the French occupation.

 

Chomsky: Under Napoleon Bonaparte’s occupation, yes. The same method could have been implemented during the Spanish Civil War, a guerrilla war against Franco’s invaders. But Berneri also advocated a political war. Franco’s army was mainly Moorish. They were recruiting people from Morocco to come to Spain. There was an uprising in Morocco at the time led by Abd el-Krim (whose tactics influenced Ho Chi Minh and Che Guevara) that sought independence for Morocco and Northern Africa. Berneri proposed that the anarchists should link up with the effort of Northern Africa to overthrow the Spanish government, carry out land reform, attract the base of the Moorish army, and see if they could undermine Franco’s army through political warfare in Northern Africa combined with guerrilla warfare in Spain. Historians laughed at that, but I don’t think they should have. This was the kind of war that might have succeeded in stopping Spanish fascism.

 

JM: There were few other successful cases of guerrilla resistance in the world.

 

Chomsky: There are cases, for example the American Revolution. George Washington’s army lost just about every battle with the British, who had a much better army. The war was basically won by guerrilla forces that managed to undermine the British occupation. The American Revolution was a small part of a major world war going on between France and England, so the French intervened and that was a big factor, but the domestic contribution was basically guerrilla warfare. George Washington hated the guerrillas. He wanted to imitate the British red coat armies, fighting as gentlemen are supposed to fight. There are very interesting books about these events, for instance one by a very well-known American historian named William R. Polk called Violent Politics. It’s a record of what are basically guerrilla wars from the American Revolution right up through the wars in Afghanistan and Iraq. He discusses the Spanish guerrilla war against Napoleon and other cases where the conflict turns into a political war, and the invader, who usually has overwhelming power, loses because they can’t fight the political war. Against this kind of background, I don’t think that the Berneri proposal was that absurd.

 

***

Our conversation continued informally on other topics: the most important human intellectual capability, the language, which made possible communication, art, and liberation, at the same time made it possible deceiving and consciousness oppression; the current most serious threats to human existence according to him: atomic weapons and the ecologic catastrophe.

In a copy of the original edition of Syntactic Structures of 1957 (book that is considered the most influential in cognitive sciences of the 20th century and one of the most important one hundred books ever published) he wrote for me the legendary sentence “Colorless green ideas dream furiously”, the equivalent to E=mc2 for Linguistics and, below, he added with humor: “Revolutionary new ideas appear infrequently”.

I gave him Memory of Fire by my dear friend Eduardo Galeano, who died almost one year before, and Chomsky remembered him with affection. Right or wrong, both men taught generations to never accept Stockholm syndrome, to never be accomplice to the crimes of arbitrary powers. Both men taught us that memory and history not always are the same thing. And because of that, both –like Galileo, like Einstein– were equally hatred and labeled as “idiots” –in vain.

 

 

 

A child of Uruguayan military dictatorship (1973-1985), Jorge Majfud is a Uruguayan-American writer who obtained his PhD from the University of Georgia. He is the author of numerous books and essay collections, including The Eternal Return of Quetzalcoatl and the novels The Queen of AmericaThe City of the Moon, and Crisis. He currently teaches Latin American Literature and International Studies at Jacksonville University in Florida. His upcoming novel is called Tequila

 

 

https://www.facebook.com/plugins/post.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fpermalink.php%3Fstory_fbid%3D10157075385815183%26id%3D294468630182&width=500
https://www.facebook.com/plugins/comment_embed.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fpermalink.php%3Fstory_fbid%3D10157075385815183%26id%3D294468630182%26comment_id%3D10157078989975183&include_parent=false
https://www.facebook.com/plugins/comment_embed.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fpermalink.php%3Fstory_fbid%3D10157075385815183%26id%3D294468630182%26comment_id%3D10157079399160183&include_parent=false

https://www.facebook.com/plugins/comment_embed.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fpermalink.php%3Fstory_fbid%3D10157075385815183%26id%3D294468630182%26comment_id%3D10157079595510183&include_parent=false

https://www.facebook.com/plugins/comment_embed.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fpermalink.php%3Fstory_fbid%3D10157075385815183%26id%3D294468630182%26comment_id%3D10157080082940183&include_parent=false

https://www.facebook.com/plugins/comment_embed.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fpermalink.php%3Fstory_fbid%3D10157075385815183%26id%3D294468630182%26comment_id%3D10157079182030183&include_parent=false
https://www.facebook.com/plugins/comment_embed.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fpermalink.php%3Fstory_fbid%3D10157075385815183%26id%3D294468630182%26comment_id%3D10157079304035183&include_parent=false
https://www.facebook.com/plugins/comment_embed.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fpermalink.php%3Fstory_fbid%3D10157075385815183%26id%3D294468630182%26comment_id%3D10157079421580183&include_parent=false
https://www.facebook.com/plugins/comment_embed.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fpermalink.php%3Fstory_fbid%3D10157075385815183%26id%3D294468630182%26comment_id%3D10157080314575183&include_parent=false
https://www.facebook.com/plugins/post.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fleigh.gill.10%2Fposts%2F1096954413677003&width=500

https://www.facebook.com/plugins/post.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fwilliam.gerwig%2Fposts%2F1187415134641926&width=500

https://www.facebook.com/plugins/post.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Farthur.hunterblair%2Fposts%2F1224041960969946&width=500

Revista Mito/Conversaciones sobre ficciones y otras realidades

Mito | Revista Cultural

 

Carta abierta a Donald Trump

English, French

Señor Trump:

Cuando usted lanzó su candidatura presidencial por el partido republicano a mediados del año pasado, con la intuición propia un empresario exitoso, ya sabía qué producto vender. Usted ha tenido el enorme mérito de convertir la política (que después de la generación fundadora nunca abundó en intelectuales) en una perfecta campaña de marketing comercial donde su eslogan principal tampoco ha sido muy sofisticado: Los mexicanos que llegan son violadores, criminales, invasores.

Nada nuevo, nada más lejos de la realidad. En las cárceles de este país usted encontrará que los inmigrantes, legales o ilegales, están subrepresentados con un cuarto de los convictos que les corresponderían en proporción a la población estadounidense. Por si no lo entiende: las estadísticas dicen que “los espaldas mojadas” tienen cuatro o cinco veces menos posibilidades de cometer un delito que sus encantadores hijos, señor Trump. Allí donde la inmigración es dominante el prejuicio y el racismo se incrementa y la criminalidad se desploma.

Verá usted, don Donald, que por siglos, mucho antes que sus abuelos llegaran de Alemania y tuviesen un gran éxito en el negocio de los hoteles y los prostíbulos en Nueva York, mucho antes que su madre llegara de Escocia, los mexicanos tenían aquí sus familias y ya habían dado nombre a todos los estados del Oeste, ríos, valles, montañas y ciudades. La arquitectura californiana y el cowboy texano, símbolo del “auténtico americano” no son otra cosa que el resultado de la hibridez, como todo, de la nueva cultura anglosajona con la largamente establecida cultura mexicana. ¿Se imagina usted a uno de los padres fundadores encontrándose un cowboy en el camino?

Cuando su madre llegó a este país en los años 30, medio millón de mexicoamericanos fueron expulsados, la mayoría de ellos eran ciudadanos estadounidenses pero habían tenido la mala suerte de que la frustración nacional por la Gran Depresión, que ellos no inventaron, los encontrase con caras de extranjeros.

Esa gente había tenido cara de extranjeros y de violadores (usted no fue el primero que lo supo) desde que Estados Unidos tomó posesión (digámoslo así, para no ofender a nadie) de la mitad del territorio mexicano a mediados del siglo XIX. Y como esa gente, que ya estaba ahí, no dejaba de hablar un idioma bárbaro como el español y se negaba a cambiar de color de piel, fueron perseguidos, expulsados o simplemente asesinados, acusados de ser bandidos, violadores y extranjeros invasores. El verdadero Zorro era moreno y no luchaba contra el despotismo mexicano (como lo puso Johnston McCulley para poder vender la historia a Hollywood) sino contra los anglosajones invasores que tomaron sus tierras. Moreno y rebelde como Jesús, aunque en las sagradas pinturas usted vea al Nazareno siempre rubio, de ojos celestes y más bien sumiso. El poder hegemónico de la época que lo crucificó tenía obvias razones políticas para hacerlo. Y lo siguió crucificando cuando tres siglos más tarde los cristianos dejaron de ser inmigrantes ilegales, perseguidos que se escondían en las catacumbas, y se convirtieron en perseguidores oficiales del poder de turno.

Afortunadamente, los inmigrantes europeos, como sus padres y su actual esposa, no venían con caras de extranjeros. Claro que si su madre hubiese llegado cuarenta años antes tal vez hubiese sido confundida con irlandeses. Esos sí tenían cara de invasores. Además de católicos, tenían el pelo como el suyo, cobrizo o anaranjado, algo que disgustaba a los blancos asimilados, es decir, blancos que alguna vez habían sido discriminados por su acento polaco, ruso o italiano. Pero afortunadamente los inmigrantes aprenden rápido.

Claro que eso es lo que usted y otros exigen: los inmigrantes deben asimilarse a “esta cultura”. ¿Cuál cultura? En un una sociedad verdaderamente abierta y democrática, nadie debería olvidar quién es para ser aceptado, por lo cual, entiendo, la virtud debería ser la integración, no la asimilación. Asimilación es violencia. En muchas sociedades es un requisito, todas sociedades donde el fascismo sobrevive de una forma u otra.

Señor Trump, la creatividad de los hombres y mujeres de negocios de este país es admirable, aunque se exagera su importancia y se olvidan sus aspectos negativos:

No fueron hombres de negocios quienes en América Latina promovieron la democracia sino lo contrario. Varias exitosas empresas estadounidenses promovieron sangrientos golpes de Estado y apoyaron una larga lista de dictaduras.

Fueron hombres de negocios quienes, como Henry Ford, hicieron interesantes aportes a la industria, pero se olvida que, como muchos otros hombres de negocio, Ford fue un antisemita que colaboró con Hitler. Mientras se negaba refugio a los judíos perseguidos en Alemania, como hoy se los niegan a los musulmanes casi por las mismas razones, ALCOA y Texaco colaboraban con los regímenes fascistas de la época.

No fueron hombres de negocios los que desarrollaron las nuevas tecnologías y las ciencias sino inventores amateurs o profesores asalariados, desde la fundación de este país hasta la invención de Internet, pasando por Einstein y la llegada del hombre a la Luna. Por no hablar de la base de las ciencias, fundadas por esos horribles y primitivos árabes siglos atrás, desde los números que usamos hasta el álgebra, los algoritmos, y muchas otros ciencias y filosofías que hoy forman parte de Occidente, pasando por los europeos desde el siglo XVII, ninguno de ellos hombres de negocios, claro.

No fueron hombres de negocios los que lograron, por su acción de resistencia y lucha popular, casi todo el progreso en derechos civiles que conoce hoy este país, cuando en su época eran demonizados como peligrosos revoltosos y antiamericanos.

Señor Trump, yo sé que usted no lo sabe, por eso se lo digo: un país no es una empresa. Como empresario usted puede emplear o despedir a cuantos trabajadores quiera, por la simple razón de que hubo un Estado antes que dio educación a esas personas y habrá un Estado después que se haga cargo de ellos cuando sean despedidos, con ayudas sociales o con la policía, en el peor de los casos. Un empresario no tiene por qué resolver ninguna de esas externalidades, sólo se ocupa de su propio éxito que luego confunde con los méritos de toda una nación y los vende de esa forma, porque eso es lo que mejor sabe hacer un empresario: vender. Sea lo que sea.

Usted siempre se ufana de ser inmensamente rico. Lo admiro por su coraje. Pero si consideramos lo que usted ha hecho a parir de lo que recibió de sus padres y abuelos, aparte de dinero, se podría decir que casi cualquier hombre de negocios, cualquier trabajador de este país que ha comenzado con casi nada, y en muchos casos con enromes deudas producto de su educación, es mucho más exitoso que usted.

El turco Hamdi Ulukaya era in inmigrante pobre cuando hace pocos años fundó la compañía de yogures Chobani, valuada hoy en dos billones de dólares. Algo más probable en un gran país como este, sin dudas. Pero este creativo hombre de negocios tuvo la decencia de reconocer que él no lo hizo todo, que hubiese sido imposible sin un país abierto y sin sus trabajadores. No hace muchos días atrás donó el diez por ciento de las acciones de su empresa a sus empleados.

En México hay ejemplos similares al suyo. Pero mejores. El más conocido es el hijo de libaneses Carlos Slim que, tomando ventaja de las crisis económicas de su momento, como cualquier hombre con dinero, hoy tiene once veces su fortuna, señor Trump.

Señor Trump, la democracia tiene sus talones de Aquiles. No son los críticos, como normalmente se considera en toda sociedad fascista; son los demagogos, los que se hinchan el pecho de nacionalismo para abusar del poder de sus propias naciones.

La llamada primera democracia, Atenas, se enorgullecía de recibir a extranjeros; ésta no fue su debilidad, ni política ni moral. Atenas tenía esclavos, como la tuvo su país por un par de siglos y de alguna forma la sigue teniendo con los trabajadores indocumentados. Atenas tenía sus demagogos: Ánito, por ejemplo, un exitoso hombre de negocios que convenció muy democráticamente al resto de su sociedad para que condenaran a muerte a la mente pensante de su época, Sócrates, por cuestionar demasiado, por creer demasiado poco en los dioses de Atenas, por corromper a la juventud con cuestionamientos.

Por supuesto que casi nadie recuerda hoy a Ánito y lo mismo pasará con usted, al menos que redoble su apuesta y se convierta en alguna de las figuras que en Europa pasaron a la historia en el siglo XX por su exacerbado nacionalismo y su odio a aquellos que parecían extranjeros sin siquiera serlo. Seguidores siempre va a encontrar, porque eso también es parte del juego democrático y, por el momento, no tenemos un sistema mejor.

Jorge Majfud, mayo 2016

http://www.huffingtonpost.es/jorge-majfud/carta-abierta-a-donald-tr_b_10218246.html

http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-302445-2016-06-23.html

 

 

 

 

 

Sin azúcar: conversaciones con Noam Chomsky

Jorge Majfud,

8 de abril 2016

Fotos de Sarah Silbiger, Daily Free Press, Boston University

 

Resumen de una entrevista más extensa que tuvo lugar el mes pasado y que forma parte del libro Sin azúcar, a publicarse este año en España por Ediciones Irreverentes

 

 English version The Humanist (July/August 2016)

Antes de las 12:30 del mediodía me encuentro en el piso octavo con un grupo de estudiantes japoneses que, con la excitación propia de la juventud, preguntan por la oficina del profesor Noam Chomsky. Se acercan a la puerta y leen el pequeño cartelito con su nombre. Se sacan fotos, muchas fotos con rostros de alegría y sorpresa y luego del breve silencio de reconocimiento, casi místico, se marchan.

A sus 8años, Noam Chomsky mantiene la misma lucidez que cualquiera puede advertir leyendo o mirando un video de los años setenta. Cuando pasa de su tono informal y humorístico a temas relevantes, se convierte en ese pensador grave y preciso que todos conocemos de las conferencias y de otras entrevistas. Su voz murmurante y el filo de su memoria son los mismos. No se trata sólo del pensador vivo más citado del mundo y entre Marx, Shakespeare, Aristóteles, Platón, la Biblia, Freud, Hegel y Cicerón, si consideramos a los muertos también, sino que, como Isaac Newton, Galileo Galilei o Albert Einstein, Noam Chosmky es uno de esos pocos individuos que la historia recordará por siglos.

En este encuentro, años después de haberlo conocido personalmente en Princeton University y de haber colaborado con él en la organización y traducción de un libro en español (Ilusionistas, 2012) me interesaba más rastrear los orígenes de su pensamiento social. Así que comencé recordando uno de los tantos correos que hemos ido cruzando a lo largo de casi una década. En uno de ellos, yo le comentaba las peripecias de mi hijo en el proceso de adaptarse a una sociedad que es la suya por nacimiento pero con la única particularidad de hablar inglés con un leve acento español. En una oportunidad Chomsky me escribió:

Cuando yo era niño, nosotros éramos la única familia de judíos en un barrio rabiosamente antisemita. Aquellas calles no eran nada divertidas para nosotros, pero mis padres nunca lo supieron. De alguna forma, uno evitaba contarle a los padres lo que nos pasaba por esos días”.

Le recordé esta confesión de años atrás para iniciar nuestro diálogo sobre el mundo de aquella época y de sus implicaciones más universales. Lo que sigue es una síntesis de una conversación que se extendió más de lo previsto.

***

NC: Yo crecí en los años treinta y cuarenta y sí, el antisemitismo era galopante. No era como en la Alemania Nazi, claro, pero sí que era bastante serio. Era parte de la vida. Por ejemplo, cuando mi padre pudo finalmente comprar un auto usado a finales de los años treinta, solía llevarnos al campo algún fin de semana, y si teníamos que buscar algún motel para quedarnos, primero teníamos que echar un vistazo adentro para ver si decía “admisión restringida”.  Eso claramente significaba “judíos no”. Por entonces no era necesario especificar “negros no”, porque era algo obvio.  Esto era, de hecho, una política nacional, la cual, como niño, yo no tenía ni idea. En 1924 se había pasado la mayor ley de inmigración en este país, la cual tenía una cláusula de Exclusión de orientales. Hasta entonces, los inmigrantes europeos habían sido fácilmente admitidos, y por eso mis padres entraron sin grandes dificultades a principios del siglo XX. Pero en 1924 todo eso cambió. Aprobaron una ley que estaba dirigida contra judíos e italianos.

J.M: ¿Todo eso tenía alguna conexión con el Temor Rojo?

NC: No, no estaba relacionado con el Temor Rojo… Bueno, tal vez en el fondo sí. Fue enseguida después de la seria represión que desencadenó Woodrow Wilson en la primera posguerra, una de las más serias de la historia estadounidense. Miles de personas fueron deportadas y prácticamente destruyó sindicatos y diversos medios de prensa independientes. Así que enseguida después de todo eso se pasó una ley antiinmigrantes. Esa ley estuvo vigente hasta los años sesenta, y esa fue la razón por la cual muy poca gente, muy pocos judíos que huían del fascismo en Europa, especialmente de Alemania, pudieron entrar a Estados Unidos. Hubo casos muy conocidos, como el del Saint Louis, un barco cargado de un millar de refugiados europeos, la mayoría de ellos judíos; la administración Roosevelt les negó asilo y fueron devueltos a Europa. Muchos de ellos terminaron muriendo en campos de concentración.

JM: Esas políticas tuvieron muchas otras consecuencias a largo plazo, ¿no?

NC: Por supuesto. El movimiento Sionista de la época, con su sede en Palestina, prácticamente se hizo cargo de los campos de concentración. Ellos tenían la política de que todo judío y judía de entre 17 y 35 años de edad no debía ser enviada a Occidente sino que debía ser redirigida a Palestina. De hecho, el primer estudio sobre este tema fue publicado en hebreo por un académico israelí llamado Joseph Grodzinsky. La traducción al inglés de este trabajo se tituló Good Human Material (Material humano de calidad), que es precisamente lo que ellos querían que fuese enviado a Palestina para su colonización y para un eventual conflicto que efectivamente ocurrió unos años después. Este trabajo no expresa otra cosa que un complemento de las políticas de Estados Unidos para presionar a Inglaterra a aceptar que los judíos se fuesen para allá, a Palestina, para que no vinieran aquí. El británico Ernest Bevin fue muy duro y directo sobre este tema cuando preguntó: “Si realmente ustedes quieren salvar a los judíos, ¿por qué no los aceptan en su propia tierra y por el contrario los envían a Palestina?”

JM: De hecho el mismo presidente Roosevelt, cuando por los años veinte era miembro del directorio de Harvard University, según algunos artículos, consideraba que había demasiados estudiantes judíos en la universidad.

NC: Sí. Y el presidente de Harvard, James Conant, bloqueó la llegada de judíos a la universidad, sobre todo impidiendo que los inmigrantes europeos entraran al departamento de química, al mismo tiempo que mantenía buenas relaciones con los nazis. Cuando los emisarios nazis vinieron a Estados Unidos, fueron muy bienvenidos a Harvard.

JM: Muchos se escandalizan de la permisividad de Perón con algunos nazis en Argentina, pero no se considera que era algo muy común y más extendido por la época aquí en Estados Unidos; hoy en día nadie está dispuesto a reconocerlo, o simplemente no lo saben…

 NC: Claro. Aquí, en general, la actitud hacia los nazis no era hostil. Si tú echas una mirada en los reportes del Departamento de Estado, vas a encontrarte con que en 1937 el mismo gobierno describía a Hitler como “un moderado”, alguien que estaba conteniendo las fuerzas de la izquierda y de la derecha. Para el tratado de Múnich, a finales de 1938, Roosevelt envió su principal consejero, Sumner Wells, el cual regresó a Estados Unidos con unas declaraciones muy favorables diciendo que Hitler era sin duda alguien con el cual podíamos confiar y tener relaciones. Eso fue a finales de 1938. Básicamente, los nazis eran considerados gente con las cuales podíamos hacer negocios. Los británicos también tenían sus negocios con los nazis. Ni qué decir con Mussolini, que era muy admirado en su época.

JM: Aquí en Estados Unidos hubo figuras de relevancia nacional, hoy casi íconos como Henry Ford y alguno de los gerentes de GM, quienes fueron premiados con la Gran Cruz del Águila Alemana, la mayor distinción del gobierno nazi.

NC: Sí, Henry Ford apoyó mucho a los nazis… Los hombres de negocios ayudaron mucho a los nazis, y muchos continuaron haciendo lo mismo a lo largo de la guerra. Incluso fue algo mucho más generalizado que eso. El antisemitismo que uno podía ver a nivel de calle, ya sea como un niño como yo o en lugares como Harvard, no difería en mucho de la política que tenía este país por entonces.

JM: También hubo racismo contra otros grupos marginados del poder.

NC: Bueno, hubo una fuerte extradición de indios ya desde el comienzo. Todo bajo la excusa de que “debemos protegernos”, y eso nos viene ya desde la fundación de este país.

JM: ¿Por qué ese patrón histórico?

NC: Se debe a un extraño mito anglosajón. Thomas Jefferson, por ejemplo, fundó la Universidad de Virginia y en su Escuela de Leyes se estudiaba “Ley anglosajona”, algo muy normal. Ese mito continuó hasta principios del siglo XX, por lo cual cada nueva ola de inmigrantes fue igualmente maltratada hasta que todos nos integramos a la nueva sociedad y nos convertimos todos en anglosajones.

JM: Como fue el caso de los irlandeses hasta que fueron “asimilados” en lugar de ser simplemente “integrados”, como correspondería a una sociedad abierta.

NC: Los irlandeses fueron tratados de una forma horrible, incluso aquí en Boston. A finales del siglo XIX eran tratados casi tan mal como los negros. Uno podía encontrar letreros aquí, en restaurantes, diciendo: “No se admiten irlandeses ni perros”. Pero finalmente los irlandeses se asimilaron a la sociedad y se convirtieron en parte del sistema político y así tuvimos a los Kennedy, por ejemplo. Por esa época el antisemitismo ya había casi desaparecido en este país.

JM: Es decir que podemos ver cambios en algunos casos y, sin embargo, siempre vemos algo que se repite constantemente. Por ejemplo, ahora los judíos son los mexicanos y los musulmanes…

NC: Claro, ahora son los musulmanes, los mexicanos o los centroamericanos. Mira lo que está pasando con los sirios. Hay una terrible crisis allá y Estaos Unidos prácticamente no ha recibido refugiados es esa zona. Un caso dramático y más cercano es el de los centroamericanos. ¿Por qué la gente escapa de América Central? En definitiva se debe a las mismas atrocidades de Estados Unidos. Mira Boston, por ejemplo, que es donde estamos ahora; aquí hay un considerable número de población maya. Esa gente escapó de Guatemala, donde hubo un genocidio a principios de los años ochenta y que fue apoyado por el presidente Ronald Reagan. Dejaron toda una región devastada. La gente todavía intenta irse de allí pero apenas son capturadas las envían de regreso. Hace un par de semanas, la administración Obama, la cual ha roto todos los records de deportación, detuvo guatemaltecos que estaban viviendo aquí… Creo que habían estado viviendo aquí por veinticinco años, con sus familias, trabajando en sus negocios… y los deportaron. Esa gente había llegado huyendo del genocidio guatemalteco que nuestro gobierno apoyó.

JM: En el caso de Guatemala la historia de intervenciones tiene uno de sus orígenes en el golpe de estado contra Jacobo Arbenz en 1954. Ernesto Che Guevara estaba en la ciudad cuando la CIA decidió destruir una de las pocas democracias de la región.

NC: Es cierto, básicamente eso empezó en 1954, y luego hubo otras atrocidades terribles, especialmente a finales de los sesenta. Pero lo peor ocurrió a principios de los ochenta, un monstruoso genocidio del pueblo maya durante el gobierno de Rios Mont. No obstante, Estados Unidos deportó a los refugiados de aquella época. Recientemente la administración Obama ha presionado al gobierno de México para mantener toda esa gente lejos de la frontera mexicana. Algo bastante parecido a lo que están haciendo los europeos con Turquía, para que los sirios que buscan refugio no se acerquen demasiado.

JM: De hecho, según las leyes internacionales los menores de un país no vecino no deben ser impedidos de cruzar una frontera. Pero estas leyes han sido violadas muchas veces…

NC: Lamentablemente, muchas cosas se hacen violando las leyes internacionales. Mira lo que pasó cuando la gente intentaba huir de Haití a principios de los noventa. Por entonces hubo una elección libre y el presidente Jean-Bertrand Aristide ganó. Unos pocos meses después fue derrocado por un golpe militar. Una corrupta junta militar se hizo cargo del poder y Estados Unidos la apoyó, no de forma abierta sino de forma pasiva. Entonces los haitianos comenzaron a huir del terror de su propio país y las autoridades aquí las mandaron de regreso y en algunos casos los enviaron a Guantánamo. Claro que esto va contra las leyes internacionales, pero el gobierno de Estados Unidos quería creer que se trataba de “refugiados económicos”.

JM: Volvamos a los años de su juventud y de su contacto con los anarquistas españoles.  Hablemos un poco de la importancia que tuvo de la Guerra civil española en su pensamiento y en su activismo.

NC: Sí, tuvo muchísima importancia… De hecho, escribí mi primer artículo sobe la Guerra Civil Española…

JM: Por entonces usted tenía once años.

NC: Así es. En realidad no fue sobre los anarquistas sino sobre la caída de Barcelona y la expansión del fascismo en Europa, algo que realmente daba miedo. Pero un par de años más tarde comencé a interesarme en el movimiento anarquista. En Nueva York yo tenía parientes…

JM: Tenía algunos tíos allá, ¿no? Entonces viajaba desde Filadelfia a Nueva York de vez en cuando.

NC: Sí, tenía unos tíos allá y solía quedarme con ellos a veces. Por aquella época, por el área de la Union Square hacia la Cuarta avenida…

JM: La Cuarta Avenida y Broadway…

NC: Por esa área había muchos inmigrantes españoles que habían huido de Franco. También pasaba tiempo con la gente de Freie Arbeiter Stimme (La voz de los trabajadores libres), donde también se juntaban los anarquistas británicos. Entonces yo pasaba muchísimo tiempo en las librerías con los inmigrantes, hablaba con ellos y me llevaba material de allí. Todo eso fue para mí como una escuela, sobre todo cuando escribí sobre la Guerra Civil española y sobre otros temas muchos años después. En mis artículos usé muchos de los documentos que descubrí allí, cuando era todavía un niño, la mayoría de todo eso no había sido publicado todavía. Mucho ha sido publicado hoy en día, pero no lo era por esa época. Por otra parte, fue de aquella prensa de izquierda de la época que aprendí acerca del apoyo de la administración del presidente Franklin Roosevelt al dictador Franco, todo lo cual fue más tarde sabido por muchos.

JM: Empresas estadunidenses como ALCOA, GM, and Texaco, jugaron un papel importante en la derrota del Segunda República, un excepcional experimento democrático  después de siglos. Muchas grades compañías internacionales colaboraron con los nazis y con Franco mismo.

NC: Pero querían hacer creer que no tenían nada que ver ni estaban informadas. Por entonces hubo un informe en la prensa de izquierda, allá por los años treinta, sobre Texaco, compañía que estaba dirigida por un nazi llamado Torkild Rieber. Este empresario derivó barcos de petróleo de la Segunda República, con la cual tenía contratos, a la falange de Franco. Eso fue informado por la prensa de izquierda aquí, pero el Departamento de Estado negó saber cualquier cosa sobre el hecho, hasta que terminó admitiéndolo solo años después y ahora podemos leerlo en los libros de historia, de forma que así se suprime el hecho de que este país lo toleró. Por otro lado, la misma administración condenaba estrepitosamente a algunas compañías mexicanas por enviar unas pocas armas a la República española. Claro que no podían ver los barcos petroleros enviados desde aquí, y si te fijas en lo que pasaba antes, verás que el petróleo era, por entonces, uno de los recursos energéticos que Franco no podía recibir ni los alemanes ni de los italianos, lo cual es por demás significativo.

JM: Suena muy familiar en América Latina…

NC: Bastante. En los noventa, durante la administración Clinton y durante el régimen terrorista en Haití, la CIA había informado al Congreso de Estados Unidos que se había dispuesto un embargo de petróleo para el régimen haitiano, lo cual fue simplemente mentira. Yo estaba ahí. Cualquiera podía ver desde allí las terminales petroleras que estaban siendo construidas mientras los barcos ingresaban a puerto. Luego resultó que el mismo presidente Clinton había autorizado a la compañía Texaco (la misma compañía de la que hablábamos recién) para enviar petróleo de manera ilegal a la junta militar, en un momento que se suponía que se estaban oponiendo a los militares y promoviendo la democracia. La misma compañía, la misma historia.

JM: ¿Crees que la experiencia histórica de los anarquistas españoles, de no haber sido destruida por Franco, pudo transformarse por ejemplo en una tercera opción al estalinismo y al capitalismo occidental? ¿Cómo pudieron evitar la derrota?

NC: A ver… Los comunistas fueron uno de los principales responsables de la destrucción de los anarquistas españoles. No solo en Cataluña, sino en otras partes: los ejércitos comunistas destruyeron muchas organizaciones colectivas.

JM: ¿Cómo pudieron los anarquistas y la Republica evitar la derrota?

N: CH: Es una pregunta interesante. Hubo una propuesta de un profesor italiano, Camilo Bernari, un anarquista italiano que se encontraba en España por esa época, la cual, creo, no es para nada absurda. Él se oponía a una participación con el gobierno, estaba en contra de la formación de un ejército, un gran ejército para luchar contra Franco. Él pensaba que se debía reestablecer el recurso de la guerrilla, la cual tenía una importante tradición en España.

JM: Sobre todo al principio del siglo XIX, durante la ocupación francesa…

NC: Cuando la ocupación de Napoleón Bonaparte, sí. Según Bernari, lo mismo debió hacer para resistir la invasión franquista; se debió recurrir a una guerra de guerrillas además de la guerra política. Por esa época hubo una rebelión en Marruecos, liderada por Abd el-Krim (alguien que influenció en las tácticas de Ho Chi Minh y Ernesto Che Guevara), Entonces Bernari propuso que los anarquistas debían vincularse con los rebeldes marroquíes para destronar al gobierno, promover una reforma agraria, atraer a la base del ejército moro de Marruecos y de esa forma tratar de combatir al ejército franquista a través de una guerra política en el norte de África y de la acción guerrillera en España. Esta opción pudo ser la única efectiva para detener el fascismo.

JM: Hubo otros casos exitosos de resistencia a través de la táctica guerrillera en el mundo.

NC: Hubo casos como, por ejemplo, el de Estados Unidos. Los revolucionarios americanos tenían un ejército, el de George Washington, pero Washington perdió todas las batallas. No podían ganarle a un ejército superior como el británico. La guerra, la Revolución americana se ganó básicamente gracias a las guerrillas. Tú sabes, ese tipo de gente que ahora llamamos “terroristas”. George Washington odiaba estas guerrillas. Él quería un ejército disciplinado con sombreros rojos, tú sabes, peleando en la guerra como se supone que los caballeros deben pelear…

JM: Una de sus últimas teorías fue la del Ensamble sintáctico. Una paradoja, si me permites, consiste en que esta particularidad humana ha hecho posible que la gente comparta conocimiento, ficción y emociones, pero por otro lado también ha hecho posible que la mentira, el engaño y la negación de la propia realidad alcanzasen altos niveles de sofisticación y destrucción. ¿Es ésta, la habilidad intelectual más importante de la especie humana, un peligro a su propia supervivencia como especie?

NC: La inteligencia humana tiene muchas facetas. Nuestras capacidades lingüísticas son, sin duda, prominentes entre todas las demás. Se podría decir, lamentablemente, y sin ningún lugar a dudas, que los humanos hemos creado circunstancias que están amenazando nuestra propia existencia bajo cualquier forma de organización posible, y ya están destruyendo a otras especies un ritmo nunca visto en los últimos 65 millones de años, que fue cuando ocurrió la Gran Extinción. Las dos mayores amenazas a una sobrevivencia decente son, actualmente, las armas atómicas y la catástrofe ambiental, dos amenazas que continúan creciendo. Esta es la razón por la cual el Bulletin of Atomic Scientists ha adelantado dos minutos su famoso Reloj del Apocalipsis, lo que significa que estamos otra vez más cerca de la medianoche.

JM: Aparte de lingüística, usted dio clases de humanidades en el MIT. ¿Es la ideología de los negocios o de losbeneficios-primero la que ha erosionando una educación más global y critica?

NC: La imposición del modelo de los negocios sobre la educación es sin duda una amenaza. De la misma forma lo es el radical desfinanciamiento de todo lo demás, la privatización y otras prácticas propias del asalto neoliberal sobre la población global, especialmente, en la última generación.

***

Nuestra conversación se extendió informalmente sobre otros temas. En una ejemplar de la edición original de Syntactic Structures de 1957 (libro que es considerado por los especialistas como el más influyente del siglo XX en las ciencias cognitivas y uno de los cien libros más importantes jamás escritos en la historia de la humanidad) me escribió la famosa frase “Colorless green ideas dream furiously” (“Las incoloras ideas verdes sueñan furiosamente”), el equivalente de la formula E=mc2 en lingüística, y más abajo agregó, parafraseando a la anterior, no sin humor “Revolutionary new ideas appear infrequently” (“Las nuevas ideas revolucionarias surgen infrecuentemente”).

Le dejé el tercer volumen de la trilogía Memoria del Fuego, ese clásico de nuestro gran amigo. Chomsky recordó con afecto a Eduardo Galeano. “Era un gran escritor”, dijo.

En el acierto o en el error, los dos hombres enseñaron a generaciones a rehuir a la cobardía de la complicidad con el poder, a no aceptar nunca el síndrome de Estocolmo Los dos nos enseñaron que historia y memoria no siempre son la misma cosa. Y por las mismas razones, los dos (como Galileo, como Einstein) fueron odiados y etiquetados como “Idiotas” –en vano.

 

Jorge Majfud,

MIT, 8 de abril 2016

Fotos de Sarah Silbiger, Daily Free Press, Boston University

http://www.huffingtonpost.es/jorge-majfud/sin-azucar-conversaciones_b_10025878.html