A lo que uno no puede renunciar

Caminante, la patria es la infancia y se la lleva por todas partes.

Navegante, la vida es el cielo, el horizonte, el viento, las olas y todas tus rutas por el mar. La infancia es el mar profundo y todo lo demás.

Anuncios